26 de octubre de 2010

Cisne, mito y realidad

 
Ajeno a los mitos y leyendas de los humanos, el cisne surge en las sombras del lago con majestuosidad y avanza hacia el lugar donde me encuentro; no me parece de nieve por más que se empeñe Rubén Darío en las Prosas Profanas.

Lo miro y no creo que pueda encarnar a  Zeus, dios violador y caprichoso, pienso en los cientos de dibujos, pinturas, mosaicos… que representan a  “Leda y el cisne” y no veo que sea un animal erótico; los grandes pintores que desde el siglo XXVI hasta hoy representaron la escena, no sustituyeron la figura de Leda por una oca.

Elegante y sereno da media vuelta, tampoco creo que tirase del carro celeste de Apolo, ni del carro del Sol; no lo veo ayudando a caballeros del Grial, ni creo que sea el dios Visnú salvando rebaños.

Culturas muy diversas han construido mitos y leyendas con el Cisne, simbolismo contradictorio; representado de todas las maneras posibles: monedas, joyas, esculturas, escudos,  pinturas, poemas, constelaciones…

Simplemente,  ave hermosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada