20 de octubre de 2010

Trueque


La Milenrama  siempre me recuerda esta imagen tomada hace unos veinte años camino de la Pornacal,  en Villar de Vildas; con mucha dignidad y gracejo fuimos informados de las numerosas propiedades de esta planta vulneraria por excelencia y se proponía un trueque por una lata de conserva. El cambio al final fue por dos naranjas que era lo único que quedaba en la mochila de un amigo que me acompañaba.


Realmente nos importaban más las fotografías y el personaje;  la Milenrama es muy abundante en esta tierra y nunca ha faltado en mi jardín, el ramillete lo guardé durante un tiempo.


Estos son los momentos en los que siento haber perdido fotografías, los recuerdos y las historias se cuentan mejor con una imagen delante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada