10 de noviembre de 2010

No sé


Una hormiga traslada a una ninfa
Una charla amistosa con alguien que leyó este incipiente blog,  ha servido para que recuerde  el mejor regalo que me han hecho en mi vida: “Guía del Naturalista” de Gerald Durrell.
En el prólogo de este libro hay una serie de ideas que te hacen acercar con sencillez y humildad a la naturaleza.
La más importante es la recomendación de usar dos palabras: “no sé”;  son palabras mágicas, hacen que mucha gente esté encantada de compartir sus conocimientos contigo y aprendes muchas cosas. En ocasiones, si no encuentras quién te haga salir de la ignorancia, investigas y estudias para buscar la respuesta.
También he aprendido que no necesito ir a lugares exóticos para ver las maravillas de la naturaleza y no padezco de “esa horrible enfermedad moderna llamada aburrimiento”.
“Salid, pues, al mundo de la naturaleza, saludadlo con curiosidad y gozo y disfrutad de él.”

4 comentarios:

  1. Cuanta razón llevas, compañero. cada día le tengo más alergia a la gente que no duda, que no cambia nunca de opinión, y que duerme tranquila. Y a la que cruza el océano buscando aventura y paisajes...en Asturias hay para vivir 500 vidas y no agotar argumentos.

    ResponderEliminar
  2. Hay quienes creen que lo saben todo amigo Iván, nunca sabrán cuantas veces se han equivocado.
    He puesto una imagen que me fascinó y está sacada a metro y medio de la casa donde vivo, podría haber puesto alguna incluso del interior.

    ResponderEliminar
  3. Ahí Miguel, lo suscribo. Saludos (pero tú tienes mucha suerte pues vives casi en el agro)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es verdad, es una enorme suerte que aun quede algún pequeño vestigio de lo que fue el agro en lo que ahora es el sur de la ciudad; una pena que cualquier vicho que ves se esté jugando el pellejo, tienen que cruzar autovías, vías rápidas. Aumentan los peligros a los que se enfrentan según se adentran en la ciudad. Saludos

      Eliminar