27 de diciembre de 2010

De nuevo por la Cobertoria


La nieve de fondo hace de reflector,  los segundos que se dejó ver la  Curruca rabilarga no fueron suficientes para que yo pudiese hacer una fotografía presentable;  la subo a tamaño pequeño que aumentando empeora.









En esta ocasión he visto pocas aves, tampoco me parece que dé para muchas más de las que hay, todo está muy mermado y aun queda invierno; la vida por encima de los 1.000 metros se vuelve dura. La gente ya está bajando los caballos del Puerto.








Por las alturas un día con nubes y claros, un cielo con colores y formas muy cambiantes; la subida de la temperatura y los ratos de sol hicieron que al caminar me enterrase hasta las rodillas, aun así, agradable.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario