24 de enero de 2011

Hoy otros pajarracos, los de la ZALIA

En el embalse de San Andrés de los Tacones apenas han comenzado las obras  de  la ZALIA, ya se pueden ver casas tiradas, fincas ocupadas, máquinas trabajando;  zanjas y desmontes que arrasan con los setos vivos, la vegetación ribereña, con las praderías. Todo  para alimentar una política urbanística insaciable de territorio.
Paulatinamente se  transforma el medio rural sin miramientos, patrimonio cultural y natural aniquilado.
Al  Oeste de Xixón (Gijón) hay una franja de territorio desde el Puerto hasta la ZALIA,  donde se han acumulado todas las actividades molestas y contaminantes. La voracidad del ladrillo no era compatible con los usos existentes del suelo en otros lugares de la ciudad y necesitaba territorio fresco.

Los almacenes de mercancías y necesidades logísticas, ocupan un suelo más rentable  para otros usos, sirvan de ejemplo las grandes superficies, han ido creciendo en metros destinados al público a consta de sus almacenes, reduciendo parking y ocupando otros edificios. La mayor parte del territorio que libere sufrirá un buen incremento especulativo.
El Superpuerto y la política de infraestructuras, han ido degradando la zona Oeste; Ayuntamiento y Gobierno d’Asturies han abandonando cualquier iniciativa de protección o actuación ambiental en la zona. Este modelo de mal desarrollo, necesita dejar abandonadas previamente los territorios donde actúa y no marcar normas que encarezcan los proyectos o puedan suponer trabas ambientales. Luego por muy poco que se haga, parecerá que se ha dejado en mejores condiciones.
Por vivir en el Oeste de la ciudad se ha de soportar: ruidos, polución, expropiaciones, devaluación de calidad de vida y del valor de las propiedades. Por lo tanto, no es un modelo democrático de desarrollo urbanístico.
El conjunto de la ciudad debiera de soportar las actividades necesarias para su funcionamiento: energía, logística, actividades industriales…  cuando sean molestas  para todos, será más fácil avanzar y cambiar el modelo de desarrollo.
Avilés, Oviedo y Gijón se van desprendiendo a lo largo de la autopista “ Y “ de sus actividades molestas, como si escondieran la vergüenza detrás del culo; ya se ha ocupado una franja muy importante de territorio a costa del campo y de la naturaleza.
Poco a poco se ha ido formando entre estas tres ciudades una macro zona de actividad industrial y servicios. Estas actividades, cada vez necesitan más territorio y generan menos empleo.
 Los Embalses de la zona centro como Zona de Especial Protección de Aves son realmente un estorbo para estas políticas; se esperará hasta el último segundo para la realización de un plan de uso y gestión, luego se  buscarán cómplices “ecologistas” de la política institucional para su bendición y aquí no ha pasado nada.

6 comentarios:

  1. Entre las pobres vacas y toda la que están armando por alli, más que un ZEPA aquello tiene una estampa parecida a BOSNIA.

    un saludo
    Juan Villar
    http://www.flickr.com/photos/juancho_vive

    ResponderEliminar
  2. He pasado este domingo por allí, solo lo que ya han montado para la traída de agua, es de escándalo; peligra hasta el Texu al que están compactando la zona de las raíces con camiones y maquinaria pesada.
    Hermosas fotografías, visitaré con más tranquilidad tu galería.

    ResponderEliminar
  3. Bellísima foto.. Qué penita. Pasa lo mismo en todos los sitios. Un día será demasiado tarde para recapacitar... Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Salomé. No podemos dejar una herencia de hormigón, asfalto y basura; aun estamos a tiempo de cambiar las cosas, hay que agitar las conciencias.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Qué pena da todo. Es la entropía: caminamos fácil hacia la destrucción, es lo seguro. Pararla y construir es complicado, duro, y el ser humano parece estar diabólicamente diseñado para la destrucción y la prisa.

    ResponderEliminar
  6. Hola Iván.
    Estoy en un punto de la vida en el que estas cosas me dan una rabia inmensa, me enfadan, cabrean, enojan; prefiero estar iracundo antes que apenado, eso me sirve como una inyección de adrenalina para pelear.
    Hoy soy un ecopacifista guerrero ;), me he despertado dando un puñetazo a la mesa y me ha vuelto a quedar temblando mi 5º meta; tendré que pedir cuentas a mi ex Consejero ingresado en Villabona. El que nos pedía a los cuatro pringados de mi centro cuando le plantamos cara con una huelga, el cumplimiento estricto de la legalidad y de los servicios mínimos.
    Los sinvergüenzas me enervan; esto me sirve para la ZALIA, Muselón, la pensión, sistema financiero y la biblia en verso.
    Un saludo

    ResponderEliminar