14 de marzo de 2011

Embalse de San Andrés, muy concurrido



El domingo di un paseo por el embalse de San Andrés de los Tacones, hacía casi quince días que no me acercaba y quería ver como estaba el Texu y el ambiente primaveral; el día 1 de este mes comenzó la temporada intensiva de pesca y hay demasiada afluencia como para poder ver con cierta tranquilidad las aves acuáticas, la mayor parte de la avifauna se refugia entre los sauces o está en la cola del embalse. Habrá que esperar a que se abra la veda en los ríos para que descienda el número de pescadores y ver si encuentran algunos lugares las especies que nidifican en el embalse.El día no era muy bueno para la fotografía, poca luz, viento; el resultado no ha sido gran cosa, he hecho un puñado de fotografías testimoniales, con bastante ruido digital.
Cuatro ejemplares de Garcilla bueyera Bubulcus ibis, continúan en la zona de la cantera abandonada, alguna empieza a lucir tonos ante en el pileo y en el pecho.
Entre las Garcillas y el ganado también estaba la Garceta común  Egretta garzetta, la he visto en cuatro ocasiones compartiendo lombrices  e insectos con las Garcillas.
Refugiados entre la vegetación del embalse se intuyen, por su trino agudo, varios ejemplares de Zampullín común Tachybaptus ruficollis, por un hueco, consigo fotografiar uno de espaldas que también comienza a mostrar colores primaverales.
Suelo comentar tan solo las fotografías que pongo y no lo que se ve u oye, había mucho más: Garza real, Somormujo lavanco, Zampullín cuellinegro, Cerceta común, Ánade real, Gallineta común, rapaces, corvidos y pájaros varios.

Por destacar el Herrerillo común Parus caeruleus y el Carbonero común Parus major, compartiendo el trabajo de buscar entre las hojas secas algo que llevarse al pico.

El Chochín común Troglodytes trogodytles, que en estas fechas no tiene inconveniente en mostrarse cantando como un loco y se deja fotografiar con cierta facilidad.

Mosquitero Común Phylloscopus collybita y Tarabilla común Saxicola torquata, cada cual en su estilo, se lanzan una y otra vez a cazar insectos que comienzan a ser abundantes.

Es habitual por estas fechas, mucho trasiego de coches sin cuidado alguno al oscurecer, se acumula la fauna atropellada en la pista que transcurre paralela al embalse, en 223 metros de camino, 38 cadáveres de sapo, es una zona que va desde el observatorio de aves en dirección a  cabecera del embalse;  en unos 1800 metros restantes de camino había 5 cadáveres más.
Está claro que al menos en esos 223 metros hay que tomar medidas de algún tipo, además de aplicar restricciones al tráfico rodado.

El Texu sobrevive como puede, aun hay obras en la zona aunque todo parece indicar que se respeta la copa del árbol. Es curioso que en el plazo de dos horas haya pasado la Guardia Civil y la guardería Ambiental a pedir la licencia a los pescadores, el negocio de la pesca si interesa al poder político, la naturaleza parece ser simplemente un estorbo.

6 comentarios:

  1. ME encantan las fotos, Miguel...las ves pequeñas, deliciosas, las otras garcetas también... el sapo ha salido en pose poco favorecida... si le hubieses avisado habría metido la lengua viscosa que tiene... o acaso te la sacó a tí amenazándote... Kika

    ResponderEliminar
  2. El pobre sapo no estaba para nada Kika, quedó despanzurrado por algún vehículo. Me alegra que te gusten las fotos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué fuerte, qué de número de sapos atropellados. ¿Y nadie hace nada? Claro, está claro que la pesca y la caza son negocios.

    ResponderEliminar
  4. Además de sapos en este tramo caen víctimas de los coches reptiles, aves y algunos pequeños mamíferos; no hacen nada ni con este problema, ni con muchos otros que tiene el lugar. Están ciegos y no ven ni las consecuencias de sus políticas o no las quieren ver que lo mismo da.
    Habrá que forzar para que tengan visión.

    ResponderEliminar
  5. Y no es de extrañar que se escondan. Yo, de poder, haría lo mismo en las ciudades. Siempre esta manía de los seres humanos de desplazarse como los ñus, en masa... Besos.

    ResponderEliminar
  6. Te entiendo Salomé, las escasas ocasiones que piso la ciudad ya me pregunto: ¿que hace alguién como yo en un sitio como este? Y es una ciudad pequeñita.
    Besos

    ResponderEliminar