18 de mayo de 2011

El Jardín y la gran cagada


Este lunes cuando salí del trabajo ya no veía entrar a la pareja de Carbonero común Parus major por el agujero del muro; después de comer, cuatro pollos y un adulto se pusieron  a la vista en la higuera,  cuando los quise fotografiar solo había tres.
Las fotografías testimoniales, demasiado viento y poca luz; he estado esperando por si podía mejorar alguna, lejos de mejorar las condiciones han empeorado y tampoco los suelo ver tan agrupados.



A simple vista se ve una gran diferencia de tamaño entre los pollos del Petirrojo  y del Carbonero común cuando salen del nido. La imagen del Peti es capturada de video.

Si os fijáis en esta fotografía, veréis como el pollo que está en la parte superior ha soltado una gran cagada sobre su padre; si fuese un humano sería un candidato magnífico para la Junta Electoral de Madrid y de alguna que otra comunidad, según estoy escribiendo la entrada se amplía el número de cagadas. Adaptando a Nazim Hikmet “Tienen miedo de la libertad, mi carbonero con alas de águila” “NO NOS DEJAN CANTAR”.

Por el Jardín andan pollos de lo más variado, en esta fotografía podéis ver a uno de Mirlo común Tordus merula.

2 comentarios:

  1. Buf! La verdad es que sí! Se ve bien ampliando la foto. ¡Qué resignados son los papás pajarillos!

    Creo que somos muchos los que nos hemos dado cuenta de que somos carboneros con alas de águila, y queremos cantar!!! Ojalá no volvamos a esconder las alas.

    Saludos de nuevo!

    ResponderEliminar
  2. Algunas veces hay que replegar las alas para abrirlas con más fuerza. En cualquier caso mucha gente está tomando conciencia y eso a medio plazo es muy importante.
    Saludos y ánimo

    ResponderEliminar