17 de julio de 2011

Encuentro con la Perdiz pardilla




En el paseo de ayer sábado me di de bruces con una pareja de la Perdiz pardilla Perdix perdix, demostraron ser unas magníficas  corredoras entre la vegetación, sin perderme de vista se escaparon sin dejar un tiempo de reacción; cuando intenté volver a encontrarlas, con la cámara ya preparada, volaron y se ocultaron ladera abajo. Las fotografías disparadas a 1/320 y con una compensación de exposición de -1 2/3, tal y como la tenía de hacer macro hacía unos segundos.
La Perdiz pardilla se puede ver en el norte peninsular en terrenos montañosos situados por encima de los 1100 metros de altura.


Las que quedan se enfrentan a numerosas amenazas, entre otras: destrucción, fragmentación y alteración del hábitat; caza furtiva o primero disparo y luego ya veré lo que es; contaminación genética y sanitaria por la suelta de ejemplares de granja. Parece realmente estúpido que esta especie amenazada se siga permitiendo cazar en algunas comunidades, pero es lo que hay.
La mayoría de las guías de aves que tengo y que se entiende que son para amantes de la naturaleza, cuando se refieren a aves terrestres o corredoras, (Urogallos, faisanes y perdices) las denominan aves de caza, difícilmente pueden cambiar las cosas admitiendo este lenguaje;  alguna de estas guías incluso es recomendada por la SEO/BirdLife, lo que no deja de ser paradójico. Como es de sentido común espero que en el futuro tal denominación desaparezca y se deje de dar por sentado que determinadas especies están ahí para que se tiroteen.






Momentos antes, estaba con lo que creo es la oruga del pequeño pavón Saturnia pavonia, una mariposa nocturna que es muy bonita, creo que la plasticidad de la oruga tampoco se puede cuestionar.

 





Un día con desatinos encadenados para la fotografía que mejor no cuento, entre lo que he podido salvar esta Culebrera europea Circaetus gallicus que para estar fotografiada a 1/125 no ha quedado muy mal.









La Dedalera o  Digital Digitalis purpurea, se alzaba en un claro del hayedo, demasiado sol en ese momento pero la planta estaba hermosa y os la enseño. 




En el puerto de Tarna, no me pude resistir a sacar unas fotografías del  Avión común Delichon urbicum y de sus nidos, con escasos meses esos pollos que parecen indefensos tendrán que superar la  emigración hacia África, siempre me parece una tarea descomunal a la que se enfrentan cada temporada.

 Como estamos en las vísperas del aniversario del Golpe de Estado y tenía a la vista el pueblo de Tarna, no pude por menos que acordarme de los horrores de la guerra; si os fijáis en su trazado uniforme, os daréis cuenta que parece cualquier barriada construida en la postguerra por la dictadura de los golpistas. Las viviendas originales fueron bombardeadas hasta su total destrucción en octubre de 1937, terminando con la resistencia republicana y la barrera que suponía a la penetración en Asturies de las fuerzas fascistas.

10 comentarios:

  1. Preciosa ave!!
    Auntentico tesoro........tal y como dices habita en esos habitats,lo que pasa que en uno de cien sitios aparentemente apropiados.......vaya lujo nunca he visto una ....
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, esa máxima de “primero disparo y luego ya veré lo que es” es precisamente la que me preocupa cuando coincido con cazadores por la montaña. Cierto que hay de todo, pero como los domingueros no llevan una chapa identificativa en la pechera… Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola becacin, yo tampoco la había visto; de cuando en cuando veo alguna Perdiz pero creo que esta especie no la había visto. Sucede que la identificación la he conseguido a través de la fotografía, son instantes tan rápidos que fotografías o ves. Según he leído por los valles de Salazar y Roncal la hay.
    Si llegan a estar a un par de metros del lugar por el que caminaba y no se mueven, ni me entero. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Salomé, somos muchos los que sentimos esa inseguridad, si la zona de caza está marcada ni me acerco y procuro estar más en las zonas que son reservas y no se puede cazar; aun así, algún susto ya he llevado y algún altercado ya he tenido. Solo espero que algún día descubran el inmenso placer de la caza fotográfica y de la vida frente a la muerte. Besos

    ResponderEliminar
  5. Preciosa la pardilla y muy muy difícil de afotar.
    Un saludu.

    ResponderEliminar
  6. Gracies Xurde, solo por esa primera foto ya me pareció un día estupendo. Saludu

    ResponderEliminar
  7. muy guapa la pardilla
    saludos miguel

    ResponderEliminar
  8. Espero poder encontrarla sin que nos asustemos los dos :D y hacer unas fotografías mejores; estupendas las tuyas. Saludos angeles

    ResponderEliminar
  9. Precioso reportaje con estupendas fotografías.
    Me ha encantado tu sentido alegato en favor de las perdices, es una pena que se antepongan los intereses de los cazadores a la conservación de una especie en su estado mas puro.
    Muy interesante tu comentario acerca del pueblo de Tarna, no tenía ni idea de esa circunstancia histórica.
    como siempre...un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Se valora más el mercado de la muerte que el de la conservación y la vida; demasiadas veces se habla del dinero que mueve la caza, nunca de lo que mueven los aficionados a la naturaleza y fotógrafos. Si en términos económicos se pudiese valorar lo que supone la extinción de una especie para el conjunto de la humanidad, ya se habrían cambiado todas las escopetas por cámaras fotográficas.
    Un abrazo y gracias de nuevo

    ResponderEliminar