4 de octubre de 2011

Atardecer en el embalse.


El calor de estos días invita a refugiarse a la sombra, otra cosa es cuando empieza el fresco del atardecer, los bichos, entre los que me incluyo, comenzamos una mayor actividad;  estaba sentado al lado de un matorral, viendo como el sol se iba transformando en una bola rojiza cada vez más baja, en ese momento, un grupo de Mito Aegithalos caudatus completaba el espectáculo natural con simpáticas poses.
 


El mito es un pequeño pájaro de 7 a 9 g., su cola es más larga que el resto del cuerpo y lo hace inconfundible.


Entre las muchas aves que decidían que era una buena hora para surcar los cielos, había cuatro ejemplares de Espátula común Platalea leucorodia, me gustó el efecto de las luz del atardecer reflejada en sus plumas.

El Petirrojo Erithacus rubecula en una rama cercana parecía contemplar el espectáculo que ofrecía la puesta de sol sobre el embalse.


Aun con las luces del ocaso se vislumbraba actividad, con la silueta de la Garza real Ardea cinerea  decidí que ya era hora de recoger y ahora termino la entrada.

12 comentarios:

  1. Al rato de entrar al bosque, en mi pueblo, suele oírme un grupo de mitos y siempre vienen, jugueteando entre las ramas delgaduchas de los pinos, y se dejan observar desde abajo y muy cerca, alegran mis paseos por el campo. Me llama mucho la atención; los petirrojos, por ejemplo, no son tan 'afectivos', en seguida se esconden. Al menos deja oír su canto, que ya es algo.
    Un saludo & fantásticas fotos.

    ResponderEliminar
  2. Que bonitos...el otro dia saliendo de casa tenia unos en un arbol,fui a por la reflex y desaparecieron......
    Saludos camperos.!!

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí los petirrojos me parecen también de lo más confiado. Son los pajarines que más se me han acercado, junto con los carboneros. Pero el peti se lleva la palma! Los mitos muy simpáticos también, con ese alegre chisporroteo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Esta semana se ven una barbaridad de aves en San Andrés, no puedo parar y lo paso fatal, porque sé que me estoy perdiendo un espectáculo...pero la paternidad responsable y el reparto de tareas en casa son así de crueles...

    ResponderEliminar
  5. Los Mitos actúan como si no estuviésemos, al igual que lo hacen otras especies, siempre que no sobrepasemos la distancia que ellos consideran de seguridad.
    El Petirrojo parece que tiene un comportamiento diferente dependiendo de su lugar de procedencia, según las guías los procedentes de Gran Bretaña son menos tímidos.
    Entre los bichos se dan personalidades diferenciadas, como entre las personas, unos son más audaces y otros más tímidos; cuando nos empeñamos en acercarnos más de la cuenta a un individuo tímido lo sometemos a estrés y a sus consecuencias.
    Os puedo decir que la desesperación en buscar alimento o agua, rompe muchas timideces; de eso tengo muchos ejemplos, en el monte en un invierno muy duro podemos conseguir que un Petirrojo coma en nuestra mano, este es mi ejemplo: http://cosasdelmigue.blogspot.com/2010/12/suspension-de-la-caza-ya.html, pero he visto otros más sorprendentes.
    Saludos y gracias: Guillermo García-Saúco ~ (W. Elderberry), elcamperoinquieto.com, Miazuldemar

    ResponderEliminar
  6. Hola Iván, aunque no tengo tu problema de paternidad, el de la casa sí, en estos días tengo otros derivados del trabajo, ando cansado y con poco tiempo. Con la historia de la crisis van a terminar con todos nosotros y encima dándome con un canto en los dientes por trabajar, porca miseria.
    En San Andrés había millares de gaviotas estos días que pude pasar, me acordé de ti. Lógicamente también hay muchas otras aves.
    Seguro que la paternidad responsable tiene otras cosas satisfactorias ;)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Vaya con el petirrojín, comiendo de la mano! El sábado tuvimos uno muy cerca. Se posaba en ramas muy próximas, vamos, casi encima, le despertaríamos curiosidad, no sé. Otra vez tuvimos otro a los pies casi. Era curioso, pasaba gente y desaparecía. Cuando veía que sólo nos quedábamos nosotros, volvía a bajar a nuestros pies. De eso hace mucho, pero son esos instantes mágicos que nunca olvidas.

    Saludos a todos!

    ResponderEliminar
  8. Muy bonitas fotos, las espátulas preciosas.
    Saluudos!

    ResponderEliminar
  9. este pajarin tiene una carita que me encanta
    precioso pose
    saludos miguel

    ResponderEliminar
  10. Hola Miazuldemar, cuando se aproxima un bicho de esa manera, es como bien dices, un momento mágico; yo en el invierno siempre llevo algo de comer por los bolsos desde el encuentro con el Peti. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hola Efi, un poco lejos las Espátulas, si estuviesen más cerca tampoco podría encuadrar las cuatro. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Visto de frente no se le ve ni el pico, Gracias angeles. Saludos

    ResponderEliminar