16 de octubre de 2011

La mejor hora del día, la de la comida


Los últimos paseos no habían dado muchos frutos fotográficos, especies que ya había comentado en las últimas entradas, algo de paisaje y poco más.
La  salida de este sábado estaba siendo un desastre, este tiempo invita a que haya gente por todos lados y por si fuera poco los perros y voces de una partida de caza en un monte cercano invitaban a esconderse hasta las hormigas.
Casi derrotado y hambriento me dispongo a comer el bocata al cobijo de una sombra amable de un roble,  lo tengo que dejar por un momento, veo al Pico picapinos Dendrocopos major en un árbol seco; aunque está lejos le saco unas fotografías, hacía días que no lo  veía.


 
Vuelvo al bocata y me percato que en uno de los troncos  que tengo enfrente hay un curioso personaje colgado de las patas traseras que me observa, se trata de la  Ardilla roja Sciurus vulgaris, vuelta a soltar el bocadillo y coger la cámara con sumo cuidado, sin movimientos bruscos; le hago una serie de fotos boca abajo y cuando se percata de que ha sido detectada, lejos de escapar, me dedica unas bonitas poses.






 
Varias veces he tenido que alternar bocadillo y cámara, no pensar que estaba comiendo un bocata inmenso, en una de las ocasiones lo hice por esta formación de  Cormorán grande Phalacrocorax carbo que por la dirección en la que venían podría  ser de un largo viaje, espero que la suerte les acompañe y salgan indemnes de esta tierra hostil para la fauna.

Ya cuando regresaba me quedé prendado de este Rusco Ruscus oculeatus, al que le daban unos rayos de sol; este arbusto luce ahora sus hermosos frutos, pegados a los tallos aplastados que parecen hojas punzantes.
La mejor hora del día, la de la comida.



8 comentarios:

  1. Las ardillas también consideran que la mejor hora es la del bocata...de otro, son glotonas y curiosas, y muy amigas...de las migas.

    Siempre me llamaron la atención los filocladios del rusco, que además en Asturias suele ser indicador de vegetación relicta de tipo mediterráneo, así que alrededor hay que buscar más cosas interesantes.
    Un saludo, Miguel.

    ResponderEliminar
  2. Al rusco lo conozco desde hace muchos años, un día descubrí que no sabía nada sobre él, solo identificarlo. Un saludo Iván

    ResponderEliminar
  3. Estupendo, Miguel. KIka

    ResponderEliminar
  4. Muy buenas fotos Miguel,la ardilla preciosa.Ayer se abrió la veda de la caza menor en Asturias,así que para los que nos dedicamos a otros menesteres por el monte son menos días de salidas que tenemos.Al menos yo prefiero no coincidir mucho con ellos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Que buena la de la ardilla! a mi me toco una este sabado despues de anios sin ver una en mi zona.....son super esquivas.....
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  6. Habrá que ir a reservas de caza y esperar que el clima se ponga otoñal para la costa; aunque creo que pinta mal este año. Geacias a todos y saludos

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente, no hay mejor cosa que ponerse a hacer otra cosa, y mejor si te ocupa las dos manos y además dejas la cámara apartada, para que empiecen a aparecer bichos por todos lados... Aún así, je, los supiste capear bien...

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que debe existir algún tipo de ley o probabilidad que regula el tema; algunas veces tengo miedo parecer obsesivo para quién me ve con la cámara pegada, así y todo los bichos me meten un montón de goles. Gracies Senén

    ResponderEliminar