6 de noviembre de 2011

La cara amarga


He de reconocer que como a todo el mundo me gusta la cara hermosa de la vida, aunque no creo que haya que ponerse una venda para dejar de ver la cara amarga y dolorosa; sobre todo, cuando las cosas que suceden son nuestra responsabilidad colectiva como especie. Por nuestra forma de vivir, por nuestro comportamiento insensato a la hora de consumir, por como llenamos la naturaleza de basura o por la poca educación ambiental que tenemos.
 


Hoy se me había puesto muy cerca una Lavandera blanca Motacilla alba; tenía un comportamiento extraño, no caminaba, saltaba y aleteaba como cerniéndose y avanzaba unos treinta centímetros, esto lo hacía una y otra vez. Confieso que me llamó mucho la atención, pensaba que había descubierto un ejemplar que usaba una técnica totalmente diferente al resto de sus congéneres y que, la lavandera lo hacía para levantar los insectos; las lavanderas blancas ven  a sus presas desde la distancia y suelen emprender una rápida carrera para cazar, incluso pueden comer mientras corren a por una nueva presa.

Estuve un buen rato intentando fotografiar este comportamiento y como la hierba estaba alta no me percate de lo que le pasaba hasta que descargué las fotografías.

Cada vez se ven a mas aves en estas situaciones, no es de extrañar, cada vez se ve más basura en la naturaleza; hay quienes creen que tiene que ir el camión de la basura detrás de ellos, para eso pagan impuestos.
Tengo el propósito de ir recogiendo tozos de sedal, nailon y similares; no podré con botellas, latas, neumáticos… pero me parece que si evito el sufrimiento de esta lavandera, a algún otro animal, habrá merecido la pena ir con una bolsa y agacharse de cuando en cuando.

6 comentarios:

  1. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Y cuántos deditos inocentes amputados... En los cascos urbanos es casi imposible ver una paloma con las patitas intactas. Gracias. Aunque a mí se me ocurrían otras ideas para que tú no tuvieses que ir con la bolsa, agachándote de vez en cuando. Sin embargo por esta vez voy a callar. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues eso Iván, desgraciadamente ya son raros los días que no se ve algo similar.

    Por ganas yo también daría ideas Salomé, Besos

    ResponderEliminar
  4. Es una verguenza ver en sitios a los que para llegar tienes que pegarte una buena caminata,paneles informativos rotos,refugios saqueados,bolsas,albal,botes.....hay que ser.....

    ResponderEliminar
  5. Supongo que algún día se aprenderá a ir a los sitios y no dejar huella, invertir la tendencia y enseñar incluso a dejar el sitio mejor que lo encontraste. Un abrazo Xurde

    ResponderEliminar
  6. En fin...No comment. Qué impresionante lo de los estorninos.

    ResponderEliminar