25 de agosto de 2012

Cuando la vida te sorprende



Muchas veces  he pasado y estado a su lado, disfruto del placer de sus jugosos frutos en estas fechas; un día la vida te sorprende y te enamoras de lo cotidiano. Aunque riegues una planta con cariño y a diario, no quiere decir que veas la hermosura  de sus flores, hoy me gusta hasta la pilosidad de la Tomatera.



A determinada edad, el común de los mortales pierde la visión del detalle; siempre he pensado que puede ser un mecanismo de defensa,  cuando te miras al espejo conviene poner las gafas y asumir lo que ves. Esa visión ampliada te permite profundizar en mundos hermosos, la vida es apasionante y continúa más allá de la presbicia.



4 comentarios:

  1. Bonitas fotos de lo cotidiano. Lo que dices del espejo,, cierto!! Yo me veo fatal dentro del ascensor. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pablo, yo por eso subo y bajo andando. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Y en algunas personas cierta presbicia disminuye con la edad...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es un tema de adquisición de habilidades... Saludos

      Eliminar