13 de septiembre de 2012

Crónicas del Jardín



Me decía un bloguero recién llegado (no señalo a nadie) que: si había terminado mi fuente de inspiración con la marcha del Ruiseñor; ni mucho menos, solo con un poco de tiempo se pueden hacer observaciones  y/o fotografías de aves desde casa, o de muchas otras cosas de la naturaleza del jardín.
Mientrascolocaba el camuflaje pasó en un vuelo bajo un Ratonero común Buteo buteo, es la segunda vez que  lo veo  esta semana; solo falta que lo fotografíe.





Me dispuse debidamente camuflado en el coche,  para relatar lo que veía u oía; la puerta contraria a la de la cámara abierta, vigilaba la fachada del patio interior…, y allí estaba el Cernícalo Falco tinnunculus; a la tercera va la vencida, aun podría haber sido mejor, pero hay que saber conformarse.




De nuevo sentado en el coche, llegan tres inconfundibles ejemplares de Gorrión Común Passer domesticus; sorpresa lo que parece un juvenil y sin cola, no es Colasín. Vaya lio, este es el cuarto ejemplar de Gorrión sin cola del que tengo constancia en poco tiempo; ¿habrá gorriones mutantes?





En esas comenzaron a oírse ejemplares de Urraca Pica pica, por experiencia se que mientras estén cerca desaparecerán todos los pájaros del bebedero, aprovecho para estirar las piernas y que me vean las urracas, así se van antes.
De nuevo apostado cuando un sonido familiar de aleteo me pone en guardia, llega Tórtola turca Streptopelia decaocto, no podía faltar, su capacidad de adaptación a las zonas humanizadas ha sido el éxito de su expansión.





Al rato llega  el Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca, lo secundan dos ejemplares de Verdecillo Serinus serinus, estas dos especies siempre parecen estar en duelo en el entorno del bebedero.
Este año creo que los verdecillos han tenido mejor éxito en la reproducción, los tres años anteriores, algún que otro nido sucumbió a la depredación de las urracas; yo los he llegado a considerar torpes y descuidados a la hora de hacer el nido, tal parece que solo les queda poner anuncios en la prensa.



Un  inquieto ejemplar de lo que probablemente sea un Mosquitero común Phylloscopus collybita, se posa por un momento en una ramita después de darse un baño. Tengo una asignatura pendiente con los mosquiteros y sus cantos, cuando cantan.





Otro habitual, el Petirrojo Erithacus rubecula, no perdona su baño, una pena que haya poca luz, las posturas de bañarse y las proyecciones del agua, son dos de las escenas que me gusta fotografiar.





La crónica de un día en el jardín, podría ser una especie de historia interminable; el Jilguero Carduelis carduelis, Mirlo común Tordus merula, palomas, el canto del Pito real Picus viridis por encima de mi cabeza…

Habrá que dejar algo para contar otro día.

4 comentarios:

  1. No sé como puede haber gente que tenga esos pensamientos.... Colasín es un crak, viéndolo tirarse a la piscina, no me extraña que triunfe, si fuere una gorriona, sería mi hombre.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que ha triunfado y en estas..., empezamos a ver descendientes sin cola. Si los gorriones fuesen humanos más de uno se habría desplumado para ir a la moda. Saludos

      Eliminar
  2. Todoesto es posible (hay tomas que me han hecho reir en esta y otras entradas) gracias al camuflaje del declatón. Saludos

    ResponderEliminar