31 de octubre de 2012

En la cuerda floja




Tenía por aquí esta imagen de Clytra laeviuscula  desde hace tiempo, creo que nunca la he utilizado en el blog, el caso es que ilustra un poco el estado en el que me han hecho sentir los últimos meses.
Aunque afortunadamente ayer me confirmaban que dejaba de estar en la cuerda floja, lo veo por el lado positivo, me he quedado con una experiencia muy enriquecedora de todo este proceso innecesario y muy costoso.
En el mes de julio he pasado diez días de aislamiento en una habitación hospitalaria, las reacciones del entorno y de  profesionales…,  daría para muchas páginas. La restricción de las visitas, lo mal que lo pasaban con mascarilla y que solo se enteraron las personas a las que tuve que pedir favores varios… Mantuvo la situación a raya.
De las torturas varias no voy hablar, lo que importa es que los cultivos de muestras de pulmón y otros que, han sido mimados y alimentados en un ambiente favorable, durante tres meses; me han dado la razón.
El título real de esta historia sería:  “De cómo he pasado de estar en la cuerda floja,  a una  risa floja.”
 




No ha sido por los resultados, aunque ayudaron,  ha sido por la cañita de muérdago que descubrí pegada, con un celo, encima de la puerta de la consulta de neumología. Me imagine un profesional serio, de esos que siempre tienen una mirada que te hace pensar que estás muy grave, con su hoz de oro…, cortando el muérdago y confiando más en una planta mágica que en la medicina.
Así que hoy os propongo que siguiendo la tradición celta, coloquéis una ramita de muérdago en la entrada de vuestras casas, símbolo de paz y potente amuleto protector contra rayos, enfermedades y espíritus maléficos varios…, creo que también sirve para medidas gubernamentales.

14 comentarios:

  1. Seguiré tu consejo y cogeré muérdago, luego esperaré...
    Me alegra que hayas dejado de hacer equilibrio en la cuerda floja. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te vaya bien, es buena época para coger y colocar la cañita de muérdago y daño no te hará. Saludos

      Eliminar
  2. ... Sospecho que para lo último hay sólo una solución, que depende de todos. Pero aún así, y dadas las circunstancias, ¡viva el muérdago! El que hables de experiencia enriquecedora no hace más que confirmarme en mis certezas sobre ti. Mira, hoy estaba mal en muchos sentidos, pero se me ha pasado todo; he de seguir tu digno ejemplo. Gracias y, siempre, besos sin mascarilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya servido la entrada Salomé. Ánimo y muchos besos sin la mascarilla.

      Eliminar
  3. Que la risa floja se torne carcajada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una preocupación menos, aunque he de reconocer que tampoco me quitaba el sueño; entra cierta euforia con las buenas noticias...

      Eliminar
  4. menudo macro mas lindo
    espero que rias a carcajada y que la cuerda floja sea fuerte
    un beso
    y pondre un muérdago en mi puerta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta la he librado y sí, me río. Un beso y gracias Ángeles

      Eliminar
  5. Pues igual el médico participa de los estudios clínicos que se están haciendo sobre las viscotoxinas del muérdago, que si funcionan, podrían dar un giro copernicano a la medicina actual por sus aplicaciones en un montón de enfermedades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seré yo el que cuestioné las múltiples aplicaciones medicinales, presentes y futuras del muérdago. Yo creo que quién la puso se quería proteger o nos quería proteger a todos los que por allí hemos pasado. En cualquier caso, no deja de ser un poco chocante.

      Eliminar
  6. Me alegro de que todo haya sido un susto y que la cuerda se transforme en un solido puente en el que pisar fuerte...igual que cuando se sale al campo en busca de muerdago o cualquier otra cosa...lo que sea.
    Un abrazu amigo.

    ResponderEliminar
  7. No todo el mundo es receptor de semejante detalle, por algo será, Miguel, tal vez algún duende de esos que te protegen y nunca te dejarán... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que siga la protección de los duendes... Gracias Belén Un abrazo

      Eliminar