5 de octubre de 2012

Qué pena de embalse



Qué pena de embalse de San Andrés, pena por el escaso nivel de agua, creo que en tres décadas no lo vi nunca así; igualmente penoso es el estado de suciedad en el que se encuentra, es fácil de saber donde hay puestos de pesca por la acumulación de residuos y no es más que una pequeña porción de basura de la existente, el resto, metido entre la vegetación. No redundaré en cosas ya dichas sobre la basura en este embalse, si alguien tiene interés puede leer una entrada anterior sobre el tema Donde pago cago.
Hacía tiempo que no lo visitaba, como los jueves es día de descanso de pesca y no tengo claro si aun estamos en temporada en los cotos intensivos,  me acerqué; la bajada del nivel del agua ha ampliado la zona ocupada por el ganado y reducido sustancialmente los lugares de reposo de las  aves. Se ha convertido en transitable en todo su perímetro, si aun se pesca me imagino la presión sobre la avifauna.




De mi visita destacar la presencia de lo que creo es un ejemplar juvenil de  Chorlitejo chico Charadrius dubius, si la memoria no me falla, creo que es la primera vez que lo observo en el embalse;  una vaca lo levantó y no me dejo tiempo para intentar acercarme para mejorar la fotografía.





Como siempre un grupo de Somormujo lavanco Podiceps cristatus, este ejemplar se acercó algo a la orilla donde me encontraba.





Un grupo de Espátula común Platalea leucorodia, descansa en la cola del embalse, a pocos metros de donde están, el arrendatario de los pastos estaba construyendo un cerramiento  que no he podido ver bien, me temo que sea una buena trampa para impactar las aves.




Una veintena de ejemplares de Garza real Ardea cinérea, reposaban en la orilla contraria, algunas pasaron lo suficientemente cerca para dar testimonio.





En el paisaje del embalse nunca falta la Focha común Fulica atra, este grupo  estaba por la cabecera.

 

Como tampoco podía faltar el abundante Ánade real Anas platyrhynchos, estos dos salieron por alas cuando me vieron en la carretera de la cabecera.

Completan los avistamientos del día: garcetas, andarríos, cormoranes, gaviotas, ratoneros, córvidos, zampullines, porrones y un buen número de especies de paseriformes ; si pese a las dificultades que encuentran en el embalse, he visto tal cantidad de avifauna, me pregunto ¿cuál es el estado de la naturaleza para que soporten esta situación? La pregunta es un recurso retórico, la respuesta forma parte de la pregunta.

4 comentarios:

  1. Hola Miguel, lo de la porqueria es marca de la casa en los pescadores. Quisiera que vieras como dejan donde se ponen a pescar en los acantilados costeros, de pena . Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que alguno habrá que no merece la crítica, pero por regla general eso es lo que se vemos. Saludos

      Eliminar
  2. Lo de los pescadores, los excursionistas, ganaderos, cazadores, señoras pijas, niños consentidos... la lista sería infinita. Sobramos los humanos, está claro. Un saludo, Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre confío en nuestra capacidad para evolucionar, algún día seremos civilizados Belén. Saludos

      Eliminar