30 de octubre de 2012

Tu…, qué miras?




Ya me daba por contento con esta imagen del Somormujo lavanco Podiceps cristatus, se sumergió y yo esperaba como siempre,  apareciese varios metros más allá, yendo en dirección contraria y mirando de reojo al animal fotográfico.
 




¿Curioso, provocador o inconsciente? Hizo lo inesperado, emerger cerca del lugar donde me encontraba; el caso es que me gusta su mirada, es como si estuviera midiendo a quien tiene enfrente;  no me perturba  una mirada que escruta,  sea del bicho viviente que sea.
Creo que los humanos son los únicos bichos capaces de terminar a tortas por una mirada, sobre todo si es a su acompañante; cosas de la inseguridad y de ese amplio sentido de la propiedad. Tu…, ¿qué miras?.

8 comentarios:

  1. Hola Miguel, me has echo sonreir con tu reflexión sobre la mirada en el ser humano, que razón tienes,
    las fotos de 10 como siempre.
    Saludos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el mes de agosto vi una situación ridícula, patética y dramática por lo que a la larga acarrean esos comportamientos en la pareja; no era un niño, ni un adolescente, aunque claramente adolecía de muchas cosas. Gracias y saludos Lolo

      Eliminar
  2. Parece ser que no le asusta este animal fotográfico...lo tiene visto más veces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He de confesar que con los zampullines no he tenido la misma suerte, solo les he podido fotografiar el culo cuando salían en dirección opuesta.

      Eliminar
  3. El blanco de los ojos, que fue un invento de la evolución único y estupendo cuando lo necesitábamos para comunicarnos sin ruidos en nuestra época de cazadores-recolectores, ha resultado ser un estorbo ahora que delata nuestras emociones a los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo hace falta que ahora nos evolucione algo más el cerebro.

      Eliminar