8 de noviembre de 2012

El último rescate




Este Reyezuelo listado Regulus ignicapillus,  ha sido el último rescate; estaba tan atontado que no intentaba escapar, se quedó plácidamente en mi mano. La fotografía del móvil.
Como a la hora se destapó la caja de cartón donde descansaba, fue visto y no visto; desde una rama cercana me echo la última mirada y desapareció.
La impresión... brutal, pensar que he tenido polillas más grandes en la mano; que guapo y delicado.

12 comentarios:

  1. Enhorabuena. En el más amplio término del concepto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuando salen adelante se siente gran emoción

      Eliminar
  2. Que bien, espero que tenga suerte. El pasado invierno una tarde encontré un raitan aterido de frio que ni se movió cuando lo cogí, lo llevé a casa, lo metí en una caja con un poco de agua y migas de pan y galleta; al cabo de unas horas espabiló y decidí esperar hasta el día siguiente. Por la mañana estaba muerto, o no estaba bien o algo hice mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que ya estaría enfermo, en cualquier caso hiciste lo que pudiste. Saludos

      Eliminar
  3. En los dos últimos días he visto una cría de herrerillo (creo) y otra de bisbita,¿es normal? pensé que a estas alturas ya estaban todos criados. Esa tuya parece un cromo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se que decirte, yo he visto algún volantón de raitán muy tardío; tendrá que ver con el clima. Saludos

      Eliminar
  4. Menos mal que te lo encontraste tu Miguel....si se lo llega a topar un minino.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando están así de atontados están a merced de cualquier bicho.

      Eliminar
  5. Delicioso. Desdeluego ha de ser toda una experiencia. Besos.

    ResponderEliminar