15 de noviembre de 2012

Esta luz tan especial

 

Las tardes se hacen cortas, cuando las hay libres; algunas veces salgo del trabajo  con bocata para hacer alguna fotografía, si hay suerte, se aprovecha algo de esta luz tan especial que hay en el otoño y paso un rato entretenido viendo bichos.
Hace una entradas ponía al Cormorán grande Phalacrocorax carbo, despegando en el agua; hoy toca su suave y grácil entrada en el líquido elemento.




Practicando con las aves en vuelo, así me quedó la Garceta común Egretta garzetta, otra habitual del Embalse de San Andrés.





Muy abundante y entretenido el Ánade real Anas platyrhynchos, creo que cambia de dirección cada vez que me ve con la cámara.





La ventaja de la caída de la hoja es que la fotografía de las pequeñas aves se convierte en algo más fácil; el Jilguero Carduelis carduelis estaba realizando estiramientos, creo que todos los bichos los hacemos.
 




El Reyezuelo listado Regulus ignicapillus, aquí parece un cotilla, la realidad es que no se para mucho…, ni a mirar.

6 comentarios:

  1. El reyezuelo no es apto para cardiacos, intentar sacarle una foto sube la tensión arterial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He de confesar que para mis adentros lo insulto un poco.

      Eliminar
  2. Aves en vuelo, una dificultad añadida a las ya dificilísimas tomas de pájaros y otros. Preciosas fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tiene de valor añadido lo entretenido que es hacer las fotografías al vuelo. Saludos

      Eliminar
  3. Sin duda el otoño tiene una luz muy especial que has captado perfectamente....ese ánade es una pasada...me gusta.
    Salud!!

    ResponderEliminar