22 de noviembre de 2012

Un repaso al jardín







Ayer y hoy, aprovechando las horas centrales del día, alguna ventaja le hay que sacar a la jornada partida; le he metido un repaso al jardín. He tenido que cortar algunas cosas, era excesivamente larga la entrada.
Otro que nunca falta a la cita de la higuera es el Mirlo común Tordus merula, en esta época parecen estar más huidizos y cada vez que me ven pasar salen por alas.








Ejemplares de Estornino pinto Sturnus vulgaris, comienzan a controlar la situación desde lo más alto del cerezo; ya se ven enormes bandadas por la zona rural y en los dormideros. Los cuatro higos que quedaban, ya han sido engullidos.

 





El Verderón común Carduelis chloris, comenzó a tantear el Espino amarillo, todo parece indicar que el número de individuos que hay en el jardín, es superior a otros años.





Algunas especies, como el Carbonero común Parus major, andan haciendo incursiones al comedero; habrá que ir pensando en ampliar el menú.




Por el recipiente con agua siguen pasando todos, hay más abundancia de agua en las cercanías, pero está claro que este rincón es llamativo.
 




La pradera es recorrida por un buen número de Bisbita Común    Anthus pratensis, Lavandera blanca Motacilla alba y Petirrojo Erithacus rubecula, entre otras especies que ya saldrán en la  foto.







El Herrerillo común Parus caeruleus, le metió un buen repaso a las cortezas de los Abedules; es minucioso y entretenido de ver.



10 comentarios:

  1. Qué pasada, Migue. Voy a poner un recipiente con agua en mi patio, a ver qué pasa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que poco a poco verás como se anima el rincón del recipiente Guillermo. Saludos

      Eliminar
  2. Menuda concurrencia!!!!Así da gusto.
    Salud!!

    ResponderEliminar
  3. Los tratas a cuerpo de rey, cómo no vá a haber tantos.... Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Miguel!!
    Ese jardín es un auténtico paraiso, no tendrá especies raras o escasas pero siempre esta animado.
    Esta entrada me recuerda mucho a lo que vivo yo en la finca del pueblo, con las especies de siempre, haciendo lo de siempre pero al final siempre quedas embobado cara ellos y por supuesto a la hora de realizar cualquier tarea, siempre toca tener la cámara al lado.

    Las higueras se convierten siempre en el último refugio y despensa de nuestros amigos, siempre me gusta echarle un ojo por las currucas, que parecen encantarles los higos, por muy podres que estén...
    El tener un espino es un seguro en cuanto a tener visitantes, yo tengo uno plantado y ya tengo ganas de que dé frutos, pues es uno de los sitios que a partir de ahora frecuentaran las aves en adelante; pienso que es de las pocas soluciones buenas que han tomado en los parques y jardines urbanos para favorecer a la aves, aunque ellos ni lo sabrán... jejeje.

    un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. Por cierto no sé si te lo habré dicho ya en otras entradas en las que has puesto el bebedero, pero el tener agua es otro de tus aciertos; puesto que mucha gente da por seguro que cómo aquí hay abundancia de agua, para que van a poner un bebedero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cada época el jardín es poblado por especies diferentes y algunas de paso muy llamativas y con cierta dificultad de ver.
      El bebedero da mucho resultado, ya hay más de una veintena de aves fotografiadas en él y confío en seguir aumentando; no olvido mis fotografías del Ruiseñor en el bebedero, todo un hallazgo.
      Yo también dudo de que hayan pensado en las aves cuando plantaron espinos.
      Saludos Juan

      Eliminar