11 de diciembre de 2012

Peleando con limícolas



Estos días me he puesto a trabajar con algunas fotografías de primeros de octubre, las limícolas me resultan complicadas; el no estar muy avezado, la influencia de la luz y la variabilidad, hace que me entre mucha inseguridad sobre el ave que estoy viendo.

Además de estudiar y pelear con los bichos en cuestión, he pedido asesoramiento al compañero y amigo del Blog fenixavisunica que como siempre, con amabilidad y diligencia me aportó su conocimiento.

Esta primera serie de tres fotografías corresponden (salvo error o confusión) a un joven de Correlimos Pectoral Calidris melanotos.




Compartiendo charca el mismo día en la Ría de Villaviciosa se encontraba este ejemplar, también joven, de Combatiente Philomachus pugnax; me comenta el compañero de fenixavisunica que por el tamaño, aparentemente más pequeño, podría ser una hembra.





Supongo que cuando se lleva mucho tiempo viendo limícolas, se aprecian con claridad algunos rasgos diferenciales, como la proyección de las primarias o si se levantan las plumas del manto cuando comen…

Si tenéis otra visión de las aves en cuestión, la podéis manifestar tranquilamente.

4 comentarios:

  1. Hola Miguel!!
    Estos dos me dieron buenos momentos en aquellos meses.
    El pectoral muy guapo y el juvenil de Combatiente (o hembra) siempre a la zaga.
    Ahora paso por allá en mi visita semanal y los echó en falta. jejeje

    A mi me pasa lo mismo a la hora de identificarlos, no soy muy ducho y dudo siempre, pero para eso están los compañeros con ojos más entrenados, verdad?
    un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de los Blogs y el pajareo, en general..., está lleno de buena gente. Un saludo

      Eliminar
  2. Buenas tomas sí señor. La verdad es que este año la ría de Villaviciosa no está dando más que satisfacciones para los ornitólogos, la cantidad de especies que se están viendo es abrumadora. Fue una gozada estar allí el otro día observando los cisnes cantores. Y pocos lugares donde puedas observar al archibebe oscuro tan a placer.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias José Antonio, la ría podría ser un paraíso ornitológico de referencia internacional; esperar que algún día las cegueras desaparezcan. Un saludo

    ResponderEliminar