4 de enero de 2013

Esfinge colibrí



Termine o no el anuario del jardín, de cuando en cuando pongo alguna de las cosas que ya están hechas; con la idea de que la buena gente que pasa por aquí, aporte o corrija lo que vea mal.

Uno de los insectos más hermosos que se pueden ver en el jardín es el Macroglossum stellatarum o Esfinge colibrí, pertenece al orden de los lepidópteros o mariposas. El nombre de género proviene del griego, macro se traduce por grande y glossa por lengua; el nombre de la especie vendría  del género de plantas Stellaria, por ser una de sus plantas nutricias cuando son orugas.

Entre los esfíngidos este insecto es una rareza, perteneciendo al grupo de las mariposas nocturnas, sólo vuela durante el día.



La mariposa colibrí se parece menos a una mariposa que a un colibrí; no se posa en las flores agita con una rapidez de vértigo las alas, sobre 75 aleteos por segundo, mientras que en el resto de la familia de las mariposas andan por las 12 veces por segundo. Su vuelo rápido le permite recorrer grandes distancias y es migratoria parcial en norte de Europa, donde se ausenta durante el invierno.
 
Tanto por su forma, como por su comportamiento, se asemeja al pájaro colibrí.

Relata Henry Walter Bates en su libro “El naturalista por el amazonas II Bajo Amazonas”, allá por el siglo XIX; la confusión existente entre el pájaro mosca ó colibrí con este tipo polilla.

El mismo, dice que se confundió en más de una ocasión, a la hora de realizar algunas capturas.

Era habitual en la época que personas ilustradas mantuviesen, que en Europa había pájaros mosca, por haber visto en alguna ocasión a ejemplares de esta esfinge.

Aun hoy, las personas que no conocen mucho la naturaleza pueden mantener que han visto un pájaro colibrí, pero en  Europa no hay el pájaro mosca.

La diferencia visual, fundamental entre la polilla y el pájaro, es que la polilla tiene una larga trompa (unos 2.5 cm.) que se enrolla en espiral (espiritrompa) mientras que el pájaro tiene un largo pico. A los dos les sirve para libar el néctar de las flores.

Suele ser difícil el ver a este insecto en reposo, lo hace todo volando, libar, aparearse, poner los huevos; cuando no vuela está por lo general oculta entre rocas o grietas.

4 comentarios:

  1. Hermosos si y rapidísimos también, por eso me parece que estas fotos tienen muchísimo mérito. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias me alegra que te hayan gustado. Un saludo

      Eliminar
  2. Un bichejo peculiar sin duda.

    ResponderEliminar