17 de marzo de 2013

Instinto vil



Hacía un tiempo que no daba un paseo por la playa Bañugues, no había mucha tranquilidad; las voces de un partido playero y uno de los habituales dueños de perro –con instinto vil-, que azuzan al animal contra todo lo que se mueve, hicieron que tan solo estuviese un momento. En la playa vi un solitario Chorlito Gris Pluvialis squatarola, no me percaté de la presencia de más limícolas.



Un pequeño grupo de Gaviota cabecinegra Larus melanocephalus, descansó en la playa el momento que las dejaron ,  tienen una pinta muy guapa.





Bastante lejos del lugar donde me encontraba , coincidieron un Cormorán moñudo Phalacrocorax aristotelis y un Cormorán grande Phalacrocorax carbo, enseguida se separaran y el Cormorán grande se acercó a la costa.



Por las praderas cercanas, una pareja de Colirrojo tizón Phoenicurus ochruros.




El paseo terminó siendo agradable: música de un fuerte oleaje, trinos y gorjeos  de la Alondra, olores y paisajes que reconfortan.

4 comentarios:

  1. Buen paseo, los del instinto vil que no te estropeen lo demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un buen puñado y solo estoy dispuesto a que me enfaden lo justo. Un saludo

      Eliminar
  2. Un problema cada vez más extendido, y es que cada vez hay más gente ociosa que no sabe que hacer. Quedémonos con lo bueno. La gente de los partidos no suele molestar casi nada, muchos domingos he estado compartiendo playa con ellos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quería meterme con los que jugaban el partido playero, impacto en la playa también lo causaba yo que estaba haciendo fotografías; si sumamos los que andan por el pedrero, el partido, perros, fotógrafos, paseantes… veremos que el conjunto hace una presión sobre las aves que, no todas toleran. Está claro que quienes miran con el telescopio desde la carretera, serían quienes menos impactan. El ruido se que esta culturalmente asumido, tal vez a determinada edad se empieza a perder oído, se grita más y se corre menos.
      En cualquier caso hay usos de la playa tolerables y lo del dueño del perro claramente que, no lo es. Habrá que intentar enseñar a gestionar el ocio en la naturaleza para el futuro. Saludos.

      Eliminar