25 de julio de 2013

Oedipoda caerulescens


El Saltamontes de las alas azules Oedipoda caerulescens, practica la forma más sencilla de ocultación visual, la logra mediante la homocromía; el colorido críptico hacía que fuese prácticamente invisible en el camino, solo el despliegue  de sus preciosas alas posteriores lo delató; un hermoso color azul turquesa, resaltado con una franja marginal en negro, llamaba mi atención. Cuando ocultaba sus alas posteriores bajo los élitros jaspeados,  parecía que se esfumase entre las piedras y la tierra de la pista.

Este saltamontes, frecuenta las zonas secas, abiertas y soleadas. Es un insecto terrestre, la hembra pone los huevos en un pequeño agujero que excava el suelo con su abdomen.

Los huevos pasan todo el invierno en el suelo, envueltos en una capa de espuma protectora; cuando eclosionen, saldrán unas larvas parecidas a los adultos, sin alas, la metamorfosis  es incompleta; este tipo de metamorfosis comporta cambios graduales y la falta la etapa de pupa, con las posteriores mudas, se desarrollarán hasta llegar a ser adultos.

Como fitófagos que son, los Oedipoda se alimentan de plantas herbáceas.

En esta especie las emisiones acústicas son prácticamente inexistentes, un breve zumbido que casi nos resulta inaudible a las personas.

6 comentarios:

  1. Es curioso el gran contraste existente en el colorido de las alas anteriores y posteriores. Unas para pasar desapercibidos y las otras, para llamar la atención y despistar a los depredadores.Y también muy curioso, el que el colorido de las alas posteriores cambie de unos individuos a otros.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y su rapidez, he tenido que tirarle muchas fotos para pillar ese momento. Saludos

      Eliminar
  2. Mira que he visto saltamontes en mi vida, pero ninguno como este. Una sorpresa más que me regala tu blog. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y me alegra que te sorprenda. Saludos

      Eliminar
  3. Maravilla en azul, vaya sorpresa que guarda ese discreto saltamontes... ¡vaya pulso que has tenido!. Un saludo Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que pulso..., paciencia. Un saludo Belen

      Eliminar