6 de septiembre de 2013

Un día tórrido


Las Chovas piquirrojas,  aves sociales que se recortan contra un cielo que, parece estar a punto de inflamarse.
En un día tórrido de agosto, las luces del mediodía hacen que sus plumajes negros parezcan de metal, las plumas, como cuchillas afiladas.
Los largos picos abiertos, puntiagudos, rojo infierno que  emite  penetrantes y agudas voces;  sonidos que se estrellan en las paredes escarpadas de las montañas, de  retorno, el  eco  que parece contestarles.

Las patas, colgando…, dejan ver esas negras garras que parecen amenazantes.


Resumiendo: que pasé mucho calor ese día y las fotografías de las Chovas están quemadas.

10 comentarios:

  1. Seguro que además te lo pasaste requetebien...¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo paso requetebien en los paseos, después viendo las fotografías y recordando los momentos y me he divertido mucho con la entrada. No pido más. Saludos

      Eliminar
  2. Eso es darle la vuelta a la tortilla, y de una jornada agobiante extraer un buen texto. Este verano hizo muuucho calor. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si el texto es bueno, si sé que lo paso bien y es lo único que importa, disfrutar de lo que se hace. Saludos

      Eliminar
  3. Pues bien cerca te pasaron, son bien guapas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las he tenido cerca bastante rato, el resultado ha sido el mismo en todas las fotografías. Saludos

      Eliminar
  4. Esas fotos transmiten muy bien tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con más o menos adorno, he intentado describir el momento. Un abrazo

      Eliminar