15 de octubre de 2013

Normal no es


Hace más o menos un mes se veía en el parque de Gijón como una garza real acarreaba palos hacia la copa de un árbol cercano; hoy me ha llamado la atención, en el mismo lugar, el comportamiento de esta Focha común Fulica atra; tal vez no tenga el agresivo comportamiento territorial que tendría al inicio de la primavera, pero el resto de comportamiento dice que algo no funciona bien. Habrá que seguir la evolución que puede ser curiosa.

Hay quienes plantean que hay un exceso de hormonas en este parque y se somete a las aves ornamentales a un estrés productivista, para realizar intercambios, con otros parques; incluso algunos comportamientos agresivos de los Pavos reales, pudieran ser efectos secundarios de esta práctica.


Sea lo del párrafo anterior, el reloj averiado o que esté en prácticas el animal; estamos a 15 de octubre y normal, no es.



10 comentarios:

  1. No...a mi tampoco me parece normal....Fotazas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están tomadas muy cerca y eso ayuda. Saludos y gracies

      Eliminar
  2. ¡Qué difícil es ser normal!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso la "normalidad" se utiliza por el comportamiento de la Focha en el medio en el que se encuentra. Como sabes, los factores de alteración ambiental pueden explicar este comportamiento. Y sí, es difícil ser normal, si la normalidad la dicta la mayoría. Un saludo

      Eliminar
  3. Así dejará de ser tan "común"... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veremos como evoluciona y si con el tiempo hay más que la secundan; en cualquier caso, la más común de las fochas, tiene algo que merece la pena observar. Saludos

      Eliminar
  4. "Hay quienes plantean que hay un exceso de hormonas en este parque"... Fascinante. Andate con ojo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que mientras no coma lo que le dan a las aves estoy a salvo. Aunque nunca se sabe. Besos

      Eliminar
  5. Estamos todos hiperhormonados, hipervitaminizados e hiperbasurizados en todos los sentidos, y a mí ya no me extraña nada, por desgracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sabemos y lo que se nos oculta, buenos cócteles Saludos

      Eliminar