27 de noviembre de 2013

Paseos playeros


De los paseos playeros del fin de semana, quedan algunos recuerdos y fotografías que yo considero interesantes y que os cuento.
En las inmediaciones de la playa Espasa, se encontraba el pasado día veintitrés la  Linaria supina subsp marítima, en plena floración. Especie protegida;  realmente está en peligro de extinción en nuestra comunidad, sin que exista ninguna medida de protección, más allá de la literatura oficial inservible; se pueden pisar tranquilamente en este lugar. Es una planta endémica del  litoral cantábrico de Iberia y del oeste francés; en Asturias, se dice que es muy rara y  solo se cita en  la playa de la Vega y de Espasa.

En el blog La naturaleza astur también es de cuento  se cita además en el Jardín Botánico de Gijón, junio de 2011. Y en el Espartal, Castrillón, enero de 2012.


En la misma playa desemboca el río el río Espasa, le da el nombre a la playa y es la divisoria entre los concejos de Colunga y Caravia; es un río en que he visto varias veces, por estas fechas,  al Mirlo acuático europeo Cinclus cinclus, en esta ocasión he podido hacer alguna fotografía aceptable y disfrutar un momento de sus evoluciones, desde la misma playa.



Una corta parada en la playa de la Griega, me ofreció la posibilidad de fotografiar la pelea de un Cormorán grande Phalacrocorax carbo, con lo que parecía una carroña de rodaballo; sí, se la consiguió tragar.


Termino con las inmediaciones de Misiego, donde nuevamente he podido ver a dos ejemplares de Corzo Capreolus capreolus. Supongo que es la unidad básica de una hembra con cría, la curiosidad les llevó a posar un rato.


6 comentarios:

  1. Madre mía, vaya gaznate tienen estos cormoranes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pelea para tragar fue curiosa, una pena que quedaba oculto por el terraplén de arena. Saludos

      Eliminar
  2. Hermosas imagenes.. gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar y comentar. Me alegra que te gusten. Saludos

      Eliminar
  3. Mejor que los pescadores no vean la voracidad de ese cormorán¡¡¡¡ por el Sella ya ni se ven.
    Guapísimos esos corzos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dentro de poco tiempo no veremos nada, si no lo impedimos; seguro que a más de uno le molestaría el Mirlo acuático también, no es casualidad que en algunos ríos se hayan destruido nidos; la planta como no sirva para alimentar al ganado, ni te cuento. En este mundo de locos vivimos. Un saludo

      Eliminar