8 de marzo de 2014

La Garza y la anguila


Esta entrada se podría titular “Los apuros de una anguila en el pico de la Garza”, pero quedaba muy largo y lo he dejado en “La Garza y la anguila”.
Puedes estar observando la quietud de una Garza real Ardea cinérea y caer en la  impasibilidad, pierdes la atención ante su comportamiento estático, otras cosas te llaman la atención y su figura te termina causando indiferencia; justo en ese momento te pierdes como captura una anguila.
Cuando observas la fauna desarrollas una sensibilidad superior al  movimiento, la percepción de movimiento es un mecanismo de visión primitivo, es la clave para localizar a una presa y es aplicable a la fotografía.
Estar quieto, en silencio  y vestir los colores que más te mimeticen en el entorno en el que actúas, es utilizar la  defensa de la presa y también funciona para la fotografía de la fauna.

En resumen, cuando se movió y fijé de nuevo la atención,  ya tenía la anguila en el pico.


Trato de despacharla con rapidez, con demasiada, no tardó más de dos minutos y ya la estaba tragando; la anguila no estaba muy por la labor y la entiendo.


Fueron necesarios otros tres minutos para terminar la comida, varios meneos y picotazos en el suelo; los atajos algunas veces se convierten en pérdida de tiempo.





Un trago de agua siempre ayuda a que la comida se deslice bien. 

6 comentarios:

  1. Seguro que la tuvo un buen rato ..."revolviendole las tripas"..je..je..Menudo momentazo amigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que parecía estar molesta después de tragar; una pena que ayer no había luz. Salud amigo Xurde

      Eliminar
  2. Oportunasy bonitas fotos, aunque te perdieras el momento del " arponazo ". Y es que con las garzas se pierde la paciencia si quieres verla en un lance de pesca.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo si tienes que aguantar la cámara y el tele a pulso esperando que actúe. Saludos

      Eliminar
  3. Fantástico momento y muy bien narrado Miguel, me imagino que con semejante banquete la garza tardaría un buen rato en volver a sentir hambre..Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella se dio un paseo lento..., por los carrizos, pero no puso mucha intención en volver a cazar. Gracias

      Eliminar