2 de mayo de 2014

En plena actividad


En plena actividad se encuentran las diez parejas de Cigüeñuela común Himantopus himantopus que ayer conté en el paseo urbano de la Ría de Villaviciosa. Forman una colonia ruidosa y activa, para mi son como un imán, podría pasar muchas horas  viendo sus evoluciones.



Con tanta pareja en la tarea de replicar sus genes y afianzarse en los mejores lugares, se producen numerosas broncas, interesantes de fotografiar y terminan con la rapidez que comenzaron.









Algunas parejas ya tienen huevos, este de la fotografía se ve tan en precario que parece imposible que en esas condiciones puedan sacar a sus pollos adelante.



De cuando en cuando se producen las cópulas, son tan rápidas que es necesario detectar la postura que adopta la hembra para poder hacer una fotografía.



Entre tanta excitación, no es extraño que alguna hembra de Ánade real Anas platyrhynchos, entre en cólera y también saque el genio, se les ha terminado la tranquilidad.

10 comentarios:

  1. Bonito reportaje amigo!...menuda algarabía deben tener..je..je...tus fotos así lo transmiten.
    Salud!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falta el sonido que también dice mucho. Gracies saludos

      Eliminar
  2. Preciosas fotos de estas aves tan elegantes y simpaticas, pero tan escandalosas y peleonas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se disfruta mucho con ellas. Saludos y gracias

      Eliminar
  3. Sus "malas pulgas" permiten imágenes tan bonitas como estas... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos poder disfrutar de ellas por muchos años. Gracias y saludos

      Eliminar
  4. En Isla Cristina, por la vía verde a Ayamonte, se encuentra una colonia de estas cigüeñelas. Horas me tuvieron entretenido, y sin un bar de por medio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos varios los que somos capaces de entretenernos, de una manera extraña para el común...Saludos

      Eliminar
  5. Ese éxtasis cigüeñil trae su recompensa, hay fotos de concurso, Miguel. Un abrazo.

    ResponderEliminar