24 de octubre de 2015

A plena luz


A plena luz del día se deja ver, en una pradera lejana, un Zorro rojo Vulpes vulpes; el Zorro es un cánido de hábitos fundamentalmente nocturnos o crepusculares, en esta época del año hay suficientes horas nocturnas y no se suele prodigar durante el día, menos aún sobre las horas centrales del día.



En cualquier caso, parecía muy entretenido y concentrado con la localización de alguna presa; no parecía preocupado por paseantes, tractores cercanos, ni por nada.



Sea nómada o se encuentre en su espacio vital, no importa en este caso, está en un buen territorio de caza; a nuestro paso salieron faisanes, en la zona hay Perdiz roja, insectos, micromamíferos, liebres y centenares de aves. Y lo que no es nada despreciable, la presencia humana, toda una fuente de recursos fáciles; el precio es una alta mortalidad. 



A mi favor el viento, la vegetación y que el raposo estuviese concentrado intentando detectar sonidos en el suelo; en contra el sonido de la cámara y del corazón. Os puedo asegurar que desapareció y no lo he visto huir, seguro que esa mirada, entre inteligente y curiosa, me ha seguido durante bastante tiempo.



2 comentarios: