26 de noviembre de 2015

Una moda peligrosa



Tal vez sea la fascinación arcaica que sentimos por el vuelo de las aves, nos gusta ver como se alejan ganando altura en los cielos las sueltas masivas de globos de colores, linternas chinas, bolsas de papel con una llama en su interior u otras, con pilas de botón que terminan diseminadas por la naturaleza; cuando acciones de este tipo se convierten en moda, terminan siendo un peligro medioambiental.

Actos que pueden ser de alegría, celebración, justa reivindicación o recuerdo de víctimas y seres queridos; millones de objetos que se sueltan y de los que nos olvidamos, una vez los hemos perdido de vista; eso no significa que no perduren y lleguen a depositarse en la naturaleza, pudiendo llegar a miles de kilómetros.

Los globos inflados con helio están siendo soltados de manera masiva: fiestas infantiles, bodas, actos privados de toda índole e incluso, en celebraciones institucionales. Se calcula que la décima parte de esos globos, pierden presión y llegan enteros a la tierra o al agua, el resto, estallarán y terminarán en fragmentos, depositados en la naturaleza .

En el mejor de los casos, suponiendo que sean de látex natural (no de látex de polímeros de petroleo) que se degrada por acción biológica, los ensayos realizados por Balloons Blow,   suman ya  tres años y siete meses lo que tardan en desaparecer en el medio natural y siguen contando, tiempo que se alarga considerablemente en el agua salada. Desmintiendo así, los estudios de los empresarios del sector que sitúan en seis meses, el tiempo para que se degraden.

Aun más dañinas que los globos, son las cintas que los sujetan y que por lo general no son degradables.

La ingesta de globos o de sus fragmentos, por parte de la fauna, está sobradamente documentada; produce largas y dolorosas agonías por hambre o asfixia; las cintas producen estragos, fundamentalmente en la avifauna, por enredarse en los picos, alas o patas.

“Millones de animales marinos, entre ellos las ballenas migratorias, los delfines, las tortugas marinas, aves marinas, focas, dugongos, tiburones y rayas, que a menudo recorren grandes distancias por los océanos del mundo, resultan heridos cada vez más o incluso muertos por la ingestión de desechos marinos o por quedar atrapados en ellos.”



Los globos inflados con helio, están considerados como un producto de nuestra frivolidad, solo superable por la tontería  de utilizarlo para cambiar el timbre de voz, cuando se inhala; el helio esta ligado a la historia natural de la tierra (4,7 billones de años)  y se está utilizando a un ritmo que podría llevar a su agotamiento en una generación. Hay que ser conscientes de que cada vez que llenamos un globo de helio, para tirar a la atmósfera, estamos despilfarrando un recurso natural no renovable y básico para la medicina y la investigación científica; tirándolo, a corto plazo, se está contribuyendo, a que sea un recurso escaso y caro.

La responsabilidad institucional o social tiene que ser ejemplar y educativa para con el Medio Ambiente, no es posible propiciar actos públicos, por justos y necesarios que estos sean, donde no se tengan en cuenta efectos medioambientales. No se puede pedir a una niña o niño, que no suelte globos en la fiesta de su cumpleaños, cuando ha asistido a un acto institucional, en su colegio, donde se ha hecho.

Existen muchas alternativas que no significan despilfarro de recursos y algunas hacen que sea perdurable el recuerdo en el tiempo y a la vez, son positivas para con el Medio Ambiente. Una gran manera de honrar y recordar a un ser querido, víctimas de violencia o cualquier otra causa, es traer más vida al planeta. Mediante la plantación de árboles autóctonos, un jardín de flores... recuerdos van a perdurar mucho más. 

Enlace recomendado:Balloons Blow



2 comentarios:

  1. Buen artículo Miguel, no te falta razón. La foto es buenísima. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fotografía está tomada en un pueblo de montaña, a más de mil metros de altura; es un problema demasiado generalizado. Gracias Germán. Un abrazo

      Eliminar