7 de septiembre de 2016

Pito real ibérico


Hace ya un tiempo que su estridente voz me parece una risotada, sale del follaje de los árboles que me rodean, se trata del “relinchón”, el Pito real ibérico Picus sharpei.

El calor ha sido un buena buena ayuda, el agua fresca toda una tentación, la paciencia ha dado como frutos,  un buen número de fotografías.








Que no estaba muerto que estaba tomando un baño.






Tenía un misterio sin resolver, el mortero que cubre la lámina que retiene el agua, esta muy deteriorado y afea las fotografías, hoy ha caído uno de los responsables; supone demasiada tentación el hormiguero que ha instalado bajo la lámina.


6 comentarios:

  1. Muy buena secuencia de esta especie tan estridente en su canto de cortejo. También darte las gracias por el nombre cientifico mi guía de aves y yo estamos obsoletos para mi segira siendo picus viridis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas cosas que van cambiando, lo leí hace tiempo en una entrada de Germán Ibarra; para las pocas aves que tenemos endémicas, hasta ahora... Un abrazo

      Eliminar
  2. Menos mal que todo quedó en un susto...Saludos

    ResponderEliminar
  3. Se ve que ese guapísimo carpintero se lo pasó en grande, supongo que una de tus charcas que tantas alegrías te dan. Solo tengo foto del Pica Pinos que es frecuente en las cercanías de la casina de Amieva. La idea de tus comederos, me dio especial resultado con los guapísimos camachuelos, en cuanto llega el mal tiempo bajan por docenas. Debería de incluir una dieta más variada... solo les echamos semillas para periquitos y gorriones que es lo que más les gusta a a esa especie. Un abrazo y salud para seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que guapos los camachuelos, aquí no vienen; una variedad de comida ayudará a que vayan más especies, la charca tiene éxito al no haber otros lugares cercanos con agua. Disfruto mucho con lo que hago, eso ayuda con la salud.
      Un abrazo y también salud para ti Belén.

      Eliminar