11 de septiembre de 2017

Reencuentro


Este fin de semana se dio el esperado reencuentro con el Tejón Meles meles, las dos primeras noches no hubo suerte, la luna estaba llena y el frío descendente de la montaña se metía en el cuerpo; los veraneantes ya son historia y hay un silencio que permite disfrutar del sonido del bosque.

Al tercer día apareció, parecía un poco receloso; se le oía resoplar para limpiar las fosas nasales de tierra y paja; el olfato le fue guiando a los trozos de pan que estaban situados bajo la luz de un foco, al principio se limitó a coger algún pedazo y comerlo en la zona más oscura.

Como no pasaba nada, el aire lo teníamos en contra , el olor no nos delataba y no había ruidos, pronto tomó confianzas y lo disfrutamos a una corta distancia, desde los dos a los cuatro metros.

El resto que lo cuenten las fotografías.













11 comentarios:

  1. La paciencia es un arte, pero las fotos lo son aún más. Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Unas bonitas fotos como siempre, esta vez del melandru. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que pasote de bicho, enhorabuena por las fotos Miguel!!!

    ResponderEliminar
  4. Vaya pasada, Miguel. De bicho y de fotos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al tercer día de espera, ya sabes que eso no se ve en las fotos. Gracias y un abrazo David

      Eliminar
  5. Precioso, me encantan los melandros. En Inglaterra los está exterminando la administración porque dicen que transmiten enfermedades (falso). Tenemos uno en Catasol que nos hizo un par de excavaciones en el trigo (para coger avícolas supongo) y va dejando letrinas perehí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comen de todo. Menuda fauna que tenemos en esa preciosa finca de producción ecológica. El caso es exterminar, solo queremos los bichos que podemos comer.

      Eliminar