14 de agosto de 2011

El hongo sin vergüenza






Algunas setas poseen características, al igual que las flores, que las convierten en apetecibles para determinado tipo de insectos; en algunos hongos suele ser el olor a carne en descomposición, con el atraen a las  moscas que luego diseminarán las esporas.

Lo curioso es que pese a su mal olor, el hongo no es venenoso y es consumido en algunos lugares.

Inicialmente tiene forma de huevo blando y gelatinoso, la superficie externa es de color blanco.

Linneo, de quién ya he escrito en alguna ocasión,  puso el nombre que actualmente se le da a esta especie. Lo de Phallus está más que claro, la forma es fálica;  a Linneo siempre  se le nota la losa de la religión en su educación, el término impudicus  parece una broma para una mente sana y normal ¿el hongo ha de sentir vergüenza?.


También te puede interesar: 

Algo huele a podrido

6 comentarios:

  1. La mente que le dió nombre, Miguel, ¿en qué estaría pensando?... (Ò,Ó) Kika

    ResponderEliminar
  2. Vete a saber Kika, prefiero no hacer especulaciones ;)

    ResponderEliminar
  3. En fin ..........igual alguna setera es la que mas le gusta......je,je
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
  4. Je,je, picarón; también le puede gustar a algún setero. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Es inevitable pensarlo, ¡hombre! Con esa forma, que va provocando por ahí a las mozas que lo encuentran por el bosque. Jajaja!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno también debía de pensar que provocaba Linneo y por eso lo de impudicus. No sé qué te diga Guillermo, el olor que desprende al natural igual no da para pensar en otras cosas.Saludos

    ResponderEliminar