10 de septiembre de 2020

Granuja

Había visto y fotografiado al Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) en varias ocasiones, pero ha sido en el mes de agosto cuando mejor he podido observar y ver, en parte, su comportamiento.

Ei torcecuello, es una de esas aves que si nos dejamos llevar por el antropocentrismo merecería el calificativo, por lo menos, de granuja.

No cuento su vida y milagros, hay suficiente información en Internet o en las guías para quienes quieran saber más sobre este pequeño y espectacular pícido.

Hasta en tres ocasiones lo he visto interactuar con media docena de ejemplares de gorrión común (Passer domesticus), se aplastaba contra el suelo, erizaba las plumas del píleo y tengo la sensación, no lo he podido oír desde mi posición, que emitió el famoso sonido que imita a una serpiente. En cualquier caso, está claro que en las tres ocasiones los gorriones levantaron el vuelo y el bicho se quedo solo en el territorio que estaba utilizando para comer hormigas.






Junto a un Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Junto a un Lagarto ocelado (Timon lepidus).




 

13 de junio de 2020

Haberlas haylas



Hace un tiempo, justo hace estos días seis años; dediqué toda una mañana intentando ver a la Polluela chica (Porzana pusilla). Veía algo asomar entre la densa vegetación, cuando intentaba enfocar se volvía a ocultar.

Finalmente pude sacar unas fotografías testimoniales, no estuvo expuesta más de cinco segundos en ninguna de las ocasiones que las he visto; muy lejos, a contraluz y con reflejos que hacen que las fotografías sean muy malas.

El título: "Haberlas haylas", en clave de humor; tiene relación con unos comentarios que leí de unos amigos en relación a esta especie. Para un aficionado a la ornitología, del pelotón, como soy yo, si se le ocurre decir que ha visto  una Polluela chica un ocho de junio en el paseo urbano de la Ría de Villaviciosa, sin prueba documental… He de reconocer que sin las fotografías yo también dudaría de lo visto.
 
Estas fotografías, tan malas, son de las que más satisfacciones me han dado; merecen estar en el blog.







12 de abril de 2020

Las ventanas



Un momento histórico y para algunos muy histérico en el que nos toca observar lo que sucede desde  las ventanas, las físicas de las viviendas y las virtuales de las redes sociales y medios de comunicación; cada vez prefiero más las primeras y observar el comportamiento de otras especies.

Ni el conocido centro comercial que anuncia la primavera año tras año, se ha atrevido a decir nada en este; lo dice la naturaleza y parece que, más alto y fuerte que nunca; los jardines se van tapizando de margaritas y otras pequeñas flores silvestres; las parejas de Gaviota patiamarilla (Larus michahellis) ocupan su espacio en lo más alto de los edificios para reproducirse.
 


Los sonidos de la ciudad han cambiado, se oyen mucho más los cánticos y reclamos de las aves, parece que pueden disfrutar de los espacios vedados y uno termina teniendo la falsa  impresión de que los ejemplares de Gorrión común (Passer domesticus-por poner un ejemplo- son más; simplemente son más libres y tapamos menos su jolgorio natural.


Una pareja de Paloma torcaz (Columba palumbus) ha comenzado a construir el nido en un árbol de la calle, delante de nuestras narices; me atrevo a decir que serán contadas las personas que se han dado cuenta, me sobrarán dedos de una mano de los centenares de congéneres que tendrían que haber observado el lento proceso de escoger y transportar material al nido. La desconexión con la naturaleza es proporcional al desastre que nos encierra estos días.




11 de marzo de 2020

Con corona de oro


Una breve sesión de fotografías al Reyezuelo listado (Regulus ignicapilla), aprovechando que estaba un poco guerrero y algo se dejó hacer.  El  píleo podría parecer una corona de oro, muy adecuada para un «pequeño rey».