19 de marzo de 2013

Oí los pájaros cantar



En mi paseo por los prados cercanos a la Playa de Bañugues, contaba en la entrada anterior, que me acompañaba el canto de la Alondra común Alauda arvensis; en este lugar y en las fechas que yo suelo ir, siempre la veo.

El vuelo de la Alondra Común es relativamente fácil para la fotografía, siempre me resulta más difícil de fotografiar en el suelo; si la vegetación está agostada, es prácticamente imposible de ver hasta que no la levantas. Tiene tendencia a caminar un poco agachada. Si os fijáis,  en la fotografía que encabeza la entrada, hecha con enfoque automático, he enfocado las cuatro briznas de hierba que tiene delante.



Su vuelo es lento y se convierte en fácil de seguir con el objetivo, a pesar de su pequeño tamaño.

Los trinos y gorjeos claros, con tonos altos mientras vuela llaman la atención y si no está demasiado alta –puede estar hasta unos cien metros- es fácil de ver. Pocas veces la he visto en posaderos, la mayor parte de las veces en el suelo o en el aire.



Estas fotografías realizadas sin espera y caminando, no son las que más me gustan; sobre todo porque no se ve su impresionante garra posterior larga, como en esta entrada anterior. Incluso he tenido dudas con las dos últimas, ya sabéis que no soy muy ducho en estas cosas.

La Calandria es acusada de comer muchos granos de cereales, olvidando el gran número de insectos que devora así como, las semillas de las denominadas malas hierbas que salen entre los  rastrojos.



 “Oí los pájaros cantar amores en las ramas floridas mientras fabricaban sus nidos. Y me entusiasmaba viendo la calandria elevarse en vuelo vertical y posarse en un rayín de sol, para romper en una fuente de trinos y verterlos en cascada sonora sobre el lecho de sus hijos, construido entre una mata de tomillo.” DEL FOLKLORE ASTURIANO MITOS, SUPERSTICIONES, COSTUMBRES AURELIO DE LLANO ROZA DE AMPUDIA1922

2 comentarios:

  1. Bonito pájaro la Calandria y también íntimamente ligado al "Romancero popular español".

    "Que por mayo era, por mayo,
    cuando hace la calor,
    cuando los trigos encañan
    y están los campos en flor,
    cuando canta la calandria
    y responde el ruiseñor,
    cuando los enamorados
    van a servir al amor;
    sino yo, triste, cuitado,
    que vivo en esta prisión;
    que ni sé cuándo es de día
    ni cuándo las noches son...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso romance, lo apunto Gracias y un saludo

      Eliminar