21 de junio de 2016

Gracias



Asocio el Cárabo Común Strix aluco al bosque, asomar en las  noches estrelladas al exterior de una cabaña, sentir el fresco, dejarse estremecer por los sonidos de los cárabos que parecen mantener una conversación de una ladera a otra de la montaña, al sonido de fondo de las torrenteras acompañado del murmullo que produce la brisa meciendo las hojas. 



Con frecuencia pienso en todas esas creencias irracionales, asociadas a un animal u otro, sin duda, el miedo y las supersticiones, solo pueden ser fruto de la ignorancia. Cuando se conoce suficientemente el medio natural, se disfruta de cada ser que lo habita y se comprende lo importante que es la biodiversidad.


He tenido la oportunidad de ver a los cárabos en una de las carbayeras que afortunadamente tenemos en los alrededores de la ciudad, en esos viejos robles trasmochos que tendríamos que venerar y que tan mal tratamos.


Los he disfrutado con gran placer y continúo disfrutando del bosque, de todos sus sonidos; no se ha roto ninguna emoción y solo me queda dar las gracias.



Para saber más sobre el Cárabo común:EL NIDO DEL XUAN
Te puede interesar: El viejo Roble

4 comentarios:

  1. Está claro, amigo, que si se quiere se puede disfrutar de la Naturaleza muy cerca de casa. Poco a poco te estás haciendo con una colección preciosa. ¡Salud para seguir¡.

    ResponderEliminar
  2. Preciosas fotos Miguel, empiezas la entrada describiendo una de mis sensaciones favoritas. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Germán, tal vez por las ganas de pasar el verano en la montaña. Un abrazo

      Eliminar