19 de junio de 2013

Bosque maduro II


En el mismo trozo de bosque maduro que las dos  entradas anteriores, para que os hagáis a la idea, no hay distancias superiores a veinte metros entre las especies fotografiadas.

El Herrerillo común Parus caeruleus, también parecía ofendido con mi presencia; en el tocón del árbol donde me apoyaba, estaba el secreto.




Al herrerillo le gusta mucho este lugar como podéis apreciar.


En otra mancha boscosa se encontraba otro amigo de los viejos árboles, el Agateador Común Certhia brachydactyla.


Durante un breve instante se dejo ver un guapo Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca, nada fácil de ver en estas fechas.


Cada rincón es un regalo para la vista, oído y olfato; la magia de un viejo bosque, exento de contaminación, lo envuelve todo. Los mejores bioindicadores de la pureza del aire, los líquenes pilosos, acompañaron esta feliz excursión. 

6 comentarios:

  1. Preciosos esos pequeñajos y muy interesante el cerrojillo... nada fácil de ver por aquí con ese "traje".
    Salud!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un buen fin de semana en cuanto a las observaciones. Saludos

      Eliminar
  2. Y tan feliz; que cantidad de pájaros diferentes y casi todos ( incluidos los de la entrada anterior) alimentando. ¿ No van un poco retrasados? o se trata de una segunda nidificación? Siempre me pierdo en el tiempo..Felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Puede que haya influido la climatología, todas las fotografías son de este fin de semana pasado y están hechas por encima de los 1.100 metros; ha hecho mucho frío en la zona. Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  4. Esas fotos con los viejos troncos y los líquenes colgando como barbas me encantan, suenan a naturaleza pura y salvaje. Excelente serie Miguel, me has transportado hacia allí literalmente. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me gustaría tener más tiempo y capacidad, para transmitir lo que siente un amante de la naturaleza, en un sitio como este. Gracias y saludos.

      Eliminar