15 de abril de 2018

Merecido festín


A primeras horas de la mañana y a unos centenares de metros, de un pueblo cualquiera de montaña, pasta un grupo de Rebeco Rupicapra pyrenaica; ha pasado un invierno duro ramoneando en un bosque cercano, ahora que se han retirado las nieves en los valles y aun no hay ganado, se da un merecido festín. En el verano lo veremos por las más altas cumbres, por cortados imposibles y por las canales más inaccesibles.



El aspecto que tienen en esta época, dista del que tendrán en poco tiempo; ahora están delgados, con colores claros, parecen apagados. Comienza la abundancia y con ella llegará el lustre.




Los jóvenes que han sobrevivido al invierno, son afortunados, la mortalidad habrá rondado la mitad de la población nacida hace unos diez meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario