1 de marzo de 2011

Araña cangrejo de las flores


La  Araña cangrejo de  las flores,  se  llama así por razones evidentes, no hace falta ser Poirot para descubrirlo.
El nombre científico es Misumena vatia, tal parece que a quién la describió le caía mal el animalito, la traducción es: “aborrecible”; vatia, hace referencia a sus patas delanteras arqueadas hacia adelante,  posición muy útil para cazar.
Los franceses también la llaman  “thomises”, pensando que ataban a las presas con hilo de seda, no se habían fijado demasiado y se lanzaron a la piscina, la seda la utilizan para tejer un capullo para los huevos.
La técnica de caza de la hembra, pasa en primer lugar por adaptarse al color de las flores sobre las que se camufla, del blanco al amarillo; las presas entretenidas libando ni se enteran que se meten entre sus patas. Se atreve con presas grandes, pudiendo incluso con avispas; el mordisco con los quelíceros  en la nuca hace que queden paralizadas con rapidez por el efecto del veneno. Luego se toman a la víctima como un sorbete, vamos que la dejan seca; como la banca con los hipotecados, Misumena… igual venía por ahí la cosa.
El macho es más pequeño, no se mimetiza y se dedica más a correr detrás de las presas, es más rápido y no practica el acecho.
De la víctima no os puedo decir mucho, tal vez sea del orden de los Himenopteros, suborden de los Apócritos; se admiten sugerencias.

5 comentarios:

  1. A pesar del "escabeche" la foto es muy bonita. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a los dos, me alegra que os guste.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Siempre me atrajeron las arañas, no sé por qué.
    Supongo que si fuera insecto no me atraerían tanto, deben de ser monstruosas para ellos.

    Muy buen momento.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no te lo creas, para mucha gente también son monstruosas; si fuesen de nuestro tamaño..., creo que también lo pensaría ;)

    ResponderEliminar