21 de marzo de 2011

Un poco más allá de nuestras narices


Para los que observamos un poco más allá de nuestras narices, no sería necesario un calendario donde se marque el comienzo de la primavera, ni tan siquiera los anuncios de conocidos centros comerciales.

Hay un tiempo entre estaciones donde se ve como se avecina la próxima, en el caso de la primavera es una explosión de vida: brotes, flores, insectos, muda de plumas, cortejos, apareamientos, construcciones de nidos… Toda una actividad frenética que día a día va modificando el comportamiento de las especies que nos rodean y del que nuestro propio organismo no es ajeno.

No es difícil ver como se construyen nidos en lugares a todas luces inadecuados, en Petirrojo europeo Erithacus rubecula o Raitán en estas tierras, se atreve con un agujero que hay en un muro colindante con una pista deportiva; el común de las personas manifiesta cierta ceguera y excepto un accidental balonazo no creo que le suceda nada.

En la zona verde cercana, se produce una alta concentración de aves que llevan días haciendo acopio de materiales, al tiempo buscan casi a la desesperada lugares donde establecer sus nidos. La destrucción de miles de metros cuadrados de campo por autovías, calles y edificios, con la desaparición de praderas, setos, árboles, muros y viejas edificaciones; hace que las aves se concentren allí donde hay un pequeño oasis natural. 

 
La Urraca Pica pica han construido dos nidos a diez  y quince metros del lugar que ocupa el Petirrojo, desde donde controla absolutamente todos los movimientos que se producen a su alrededor; un número importante de huevos y pollos caerán inevitablemente victimas de su acción depredadora.
 
Las Urracas han estado tres días de batalla con los Cuervos en la conífera donde tienen uno de sus nidos, ellas permanecen en el lugar y los Cuervos, creo que ya han optado por algo más fácil. La explosión de la población de Urraca malogra cada vez más nidadas en los alrededores.


Tan expuesto está el nido del Raitán que hasta un Chochín común Troglodytes    trogodytles se atreve a cotillear dentro e intentar por el método del descuido llevar algo de musgo; aunque el musgo abunda, siempre parece ser mejor el del vecino.



Al final el Chochín parece más racional que muchas personas, lo suelta y sale huyendo para evitar la confrontación con el Petirrojo que se encontraba muy cerca. El Chochín también está haciendo varios nidos estos días, luego la hembra escogerá el que le guste y lo rematará.

 
La Paloma torcaz Columba Palumbus es otra de las aves que busca un lugar donde construir su nido, este año ha escogido una conífera a unos veinte metros de las Urracas, la enredadera donde nidificó el año pasado está demasiado próxima y no debe de tener muy buena experiencia. Estos días no paran de acarrear palos y os prometo que la Paloma torcaz no hace barbacoa.

Muchas más especies están en la proximidad realizando las tareas previas a la reproducción, me ocuparé de algunas en una próxima entrada que esto se hace largo.

6 comentarios:

  1. A mí esta explosión primaveral me encanta. Ya puede andarse con ojo el petirrojo ante las urracas. Mira que me gusta ese pajarín.

    Por aquí lo que he visto estos días son cernícalos enzarzados con palomas torcaces, no sé realmente el fin, si las ven como algo que llevarse al pico o como competidoras por el espacio.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. El Peti lo tiene mal, supongo que la elección del lugar juega un papel importante en el éxito de la reproducción; si no quiere que sus genes se pierdan tendrá que aprender. Me he dado cuenta que tengo que poner cajas anidaderas, para que estén más protegidos de las Urracas.
    El Cernícalo es capaz de acometer con furia a aves rapaces más grandes para defender el territorio; también suele ser osado a la hora de cazar, un atrevido. Parece mentira que su dieta básica sean los insectos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. "La Paloma torcaz no hace barbacoa"... Anda que... Tuya es toda la culpa si luego me salen arrugitas de expresión. Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Salomé, un poco de sentido del humor no viene mal, las arruguitas de expresión..., si son de reír, resultan muy beneficiosas para la salud; peor son las del dolor, más feas y perjudiciales.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso!!
    Saludos
    Luisa

    ResponderEliminar