10 de julio de 2012

No todo el monte lo es


No todo el monte es orégano, afortunadamente existe diversidad, añadiría yo.
Esa fortuna parece que ha caído en desgracia con el pensamiento; la policía de opinión que denunciaba Ramonet en 1995, cuando acuñó el término de “pensamiento único”, ha ahogado el pensamiento rebelde, transformador y revolucionario.
Los medios de comunicación, la escuela, el mercado y la democracia, ya han impuesto hasta las formas lingüísticas (que vaticinó Orwell) donde las elecciones dirigidas se llaman libres y donde un gobierno despótico se llama democrático.
La Izquierda, por cobardía o enamoramiento del capitalismo anda perdida por los Cerros de  Úbeda.
Los intelectuales, hijos del sistema, lloriquean, quejándose de las medidas de ese sistema económico dominante; demandando crecimiento y desarrollo de la producción.
¿Alguien ha elegido a las doscientas sociedades que dominan el mundo?

6 comentarios:

  1. Me parece que la "diversidad" nos estamos estinguiendo...
    Quedó bonito el orégano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez..., para no extinguirnos los de la diversidad debiéramos de buscar puntos de encuentro capaces de transformar la realidad. Lo más claro que veo es el orégano.

      Eliminar
  2. Mi padre sale hoy a las 3 de la mañana rumbo a Madrid a manifestarse con los mineros, y no sé si me da más pena la inocencia con la que se van los autocares para allí, luchando contra el ninguneo neoliberal, que saben que no va a servir para nada, o si me doy más pena yo mismo, que mañana me van a anunciar otro recorte en mi sueldo, y a pesar de dominar la teoría del pensamiento que está causando todo esto, y siendo capaz de preveer el cálculo que se hace en el fondo de todo este asunto, que no es económico sino PROFUNDAMENTE POLÍTICO, me voy a la cama y duermo tranquilo a pesar de todo. Todos tenemos algo de culpa en todo esto, unos por acción, y otros, me incluyo, por omisión,pero confío en el péndulo, que tiene forma de guadaña, y segará muchas, muchas cabezas. Paciencia. Alimentémonos bien, porque en otoño va a tocar correr mucho y saltar por encima de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos de mis amigos se han ido a Madrid, supongo que incluso alguno habrá recibido algún golpe, no creo que lo consideren un jarro de agua fría; solo con una creciente respuesta social se pueden frenar las políticas de agresión a la ciudadanía y no será fácil. Se impone la creación y participación en plataformas unitarias con objetivos claros.
      Yo espero que ahora, nuevamente recortados, seamos capaces de enfrentarnos a quién debilitaron las anteriores acciones despotricando contra las únicas organizaciones que podían hacer frente a las medidas gubernamentales; dicho más claro, que ya se callen quienes no se movilizan contra quienes les recortan sus derechos al tiempo que, hacen una apología de antisindicalismo.
      Esperemos que en el otoño recuperemos las alamedas.

      Eliminar
  3. De hecho el orégano por aquí se ve cada vez menos. Hay que fastidiarse la de destrozos que hemos hecho... también en la montaña. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos destrozamos nosotros mismos, como para pensar en el orégano. Besos

      Eliminar