21 de abril de 2013

Suficientemente inteligente



Los jardines y los parques urbanos, siempre me han parecido unos buenos lugares donde observar y fotografiar aves; nunca me canso de admirar como toleran la proximidad en estos entornos. Uno de los ejemplos más claros es el de la  Paloma Torcaz Columba palumbus, suficientemente inteligente como para saber que aquí no se dispara; la fotografía está hecha a escasos metros y sin ocultarme.

 
Todos los años suele nidificar una pareja en el jardín, generalmente lo hace en una conífera.




La Tórtola turca Streptopelia decaocto, es otra ave que le gusta nidificar en este espacio, también lo hace en una conífera, se las reparten.



Visitando las violas un ejemplar de la Esfinge colibrí Macroglossum stellatarum.

7 comentarios:

  1. La paloma torcaz es un caso claro de evolución demográfica curiosa: en menos de 10 años ha pasado de ser un ave forestal a invadir las ciudades, en Gijón en algunas partes ya es tan frecuente o más que la paloma doméstica, a la que han afectado mucho las medidas contra su superpoblación.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad,y la tórtola turca que hace unos años parecía imparable ahora parece que se va rarificando, al menos se ha estabilizado.

    ResponderEliminar
  3. La esfinge, un imposible. Las palomas parecen estar más al alcance de la mano.

    ResponderEliminar
  4. La diferencia de tolerancia al hombre, según situaciones ,en el caso de la paloma torcaz en muy curiosa...he visto por aquí ejemplares que cuando bajan al parque se comportan como palomas domésticas..a unos 500 metros ,anidan en un bosquete de castaños...Allí no hay quien se les acerque!!...Muy buenas fotos.
    Salud!!

    ResponderEliminar
  5. Espero que los halcones, que también se ven en las ciudades, les dé por hacerme alguna visita; desde que quitaron el silo de la cooperativa y las palomas se dispersaron un poco, les veo pasar menos. Gracias a todos y saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola amigo Miguel
    Pues la turca en algunos sitios creo que ahora mismo gana sitio a nuestra paloma de toda la vida, parece increible, pero he contado hasta casi un centenar de ellas en un dormidero.

    La torcaz a mi personalmente me resulta curioso su comportamiento en la ciudad, puesto que vengo del pueblo en dónde no puedes ni toser a 100 metros de ella sin que eche a volar, no es asustadiza ni nada..
    Siempre me acordaré de cuando la vi por primera vez en un parque urbano y yo me quedé cómo una estatua quieto pensando que era un golpe de fortuna, y el bicho comiendo gusanitos como si nada... jajaja
    Ambas son bien guapas y me alegro de que hayan llegado hasta nosotros de forma natural.


    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas veces tenemos distorsionada la realidad por los sitios que frecuentamos; me parecía que la Tórtola estaba más o menos estable, si nos atenemos a los datos del SACRE de primavera (http://www.seo.org/wp-content/uploads/2012/04/Resultados_sacre_11d.pdf) hay un fuerte incremento. El mayor choque en mi percepción, ha sido el de las urracas, que presentan un declive moderado. Saludos

      Eliminar