25 de mayo de 2013

Cura de humildad


Me sentía como el amo de la montaña, sentado en lo más alto y viendo como bastante abajo iban subiendo unos ejemplares de  Rebeco Rupicapra rupicapra, no le di ni importancia a que algunos ejemplares fuesen muy jóvenes, mentalmente les dije:” hoy os gané, estoy más alto”.

No había ni recobrado el aliento cuando un jovencito apareció al trote, se marco unos paseíllos, hizo algunas muecas que parecían una burla y luego, creo que miró con ternura al bicho que parecía estar en las últimas.


Se alejó trotando con alegría, mientras yo rumiaba la cura de humildad.






4 comentarios:

  1. Típico de la edad. No se lo tengas en cuenta; ni son conscientes de sus privilegios. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se lo tengo en cuenta al presumido ese. Besos

      Eliminar
  2. Vaya guapísimas las fotos. Recurriendo al refranero, ya no estamos (me sumo) para estos trotes.
    Asumámoslo con salud y dignidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con buen humor amigo mío, yo sé que te sumas por solidaridad. Un saludo

      Eliminar